AÑO VI

Imagen relacionada



GRACIAS BLOGGER POR ESTOS SEIS AÑOS


La Huella Digital se ha mudado a la plataforma de

WordPress con esta nueva dirección



-------------------------------------------------------------------------------------------------------







sábado, 2 de diciembre de 2006

Más animales que los animales

Me quedo perplejo al leer que el Consejo para la Ética Animal de Dinamarca considera que no es necesario prohibir el sexo con animales, a menos que tuviese lugar en películas pornográficas o en espectáculos de sexo. El Partido Popular danés ha solicitado que la cuestión sea sometida a referéndum... (¡!) Desde luego tanta progresión nos acerca al abismo de no distinguir entre animales y humanos, siendo éstos últimos más animales que los animales. El Diccionario de la Real Academia lo deja muy claro al definir bestialismo: Anormalidad consistente en buscar gozo sexual con animales. Pues eso, una anormalidad que podría ser sometida a referéndum en el... ¿Primer Mundo?

11 comentarios :

Anónimo dijo...

Convertir el DRAE en autoridad de lo que es normal o anormal es uno de los chistes más divertidos que he leído durante las últimas semanas. Ya he pasado el enlace a mis amigos -todos anormales según el DRAE por uno u otro motivo aunque ninguno, que yo sepa, por follar con animales.

Precisamente un referendum con ese contenido que a usted le asombra tanto sólo es pensable en un país no ya del primer mundo sino del más civilizado de los mundos. Qué cerca tenemos la barbarie.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con cicero en que no se puede utilizar el DRAE para decir lo que es bueno o malo, dado que la lengua evoluciona constantemente igual que lo hace la humanidad, atenerse a lo que ya está escrito sería un paso atrás.
Aún así, este tema de ver normal el sexo con animales no me convence. ¿No se supone que somos racionales? ¿Por qué retroceder a lo puramente animal?

Jaasán.
laespanaactual.blogspot.com

Harry Chalk dijo...

Nadie habla de considerar normal el sexo con animales; se habla de no ilegalizar el sexo con animales mientras no sea con fines lucrativos. Lo que cada cual haga en la intimidad de su alcoba...

Anónimo dijo...

Dentro de poco tambien nos podremos casar con animales.
Viva la pepa.

Anónimo dijo...

Soy un sudamericano (argentino). ¡No puedo creer que los dinamarqueses estén en esa boludez!
¿Eso es primer mundo?
EUROPA, ¡Qué mal te veo!

OTRA: Felicitaciones por el premio.

Anónimo dijo...

y lo que nos queda por ver...

muchomuchacho dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
muchomuchacho dijo...

Desde luego a mi me parece que es de lo más civilizado y "primermundista" el considerar que las personas pueden y deben decidir como vivir sus vidas en todos los ámbitos de esta. Me parece correcto el pensar que siempre y cuando no perjudiques a nadie con tu actitud o tus actividades; debes ser tu mismo el que decida si lo que haces está bien.
No defiendo el bestialismo de forma concreta, pero creo que hay cosas que gozan de aceptación como el "capitalismo bestial" de algunas empresas, que si nos perjudica.

Antonio José dijo...

Me parece una "bestialidad", pero supongo que lo "único" que querrán será que si alguien tiene esa desviación de la conducta y es pillado, encima no tenga que ir a la cárcel, aunque debería de ponerse en manos de un Psiquiatra cuanto antes.

Y una curiosidad, Nacho: ¿El comentario nº 5 a este post es tuyo?
¿Te contestas a ti mismo?

Me ha parecido un tanto curioso.

Lander dijo...

¿Qué hay de malo en lo anormal?
Miedo me da.

Anónimo dijo...

Hace unos años apareció en un periódico la noticia de un paisano muerto por un derrumbe mientras se estaba cepillando una gallina. La verdad, si al paisano no le asquea y se alivia con sus gallinas por eso de encontrar un lugar calentito donde meterla, pues que le aproveche. También los hay que eliminan la tensión con muñecas inchables o vaginas de plástico. Lo de otros que pregonan la castidad y la continencia ya sabemos como acaba.
Otra cuestión sería entrar a discutir sobre los derechos de los animales y de la gallina en cuestión que no consiente ni deja de consentir.

En muchos pueblos, este tipo de prácticas no se pregonaba pero era conocida.