AÑO VI

Imagen relacionada



GRACIAS BLOGGER POR ESTOS SEIS AÑOS


La Huella Digital se ha mudado a la plataforma de

WordPress con esta nueva dirección



-------------------------------------------------------------------------------------------------------







martes, 17 de octubre de 2006

La agenda de Batasuna

El portavoz de la ilegalizada Batasuna Pernando Barrena dejó hoy muy claro lo que todos sabemos: «no entra en nuestra agenda» condenar el terrorismo, ya que las condenas «sólo sirven para alimentar el discurso político de una parte» cuyas «recetas políticas no sirven», y además quienes «nos emplazan a este tipo de condenas tienen una definición de terrorismo que no coincide con la nuestra»...(¿?) «Mientras tanto -añade- da la impresión de que Rodríguez Zapatero y el Partido Socialista prefieren dedicarse a no sabemos qué otro tipo de agenda», una «meramente técnica, de hablar con ETA y hablar de legalizaciones o ilegalizaciones y hacer ver a la sociedad algo que es radicalmente falso, que con eso se pone en vías de resolución el conflicto político».

Terrorismo sólo hay uno, que es matar. De un disparo en la nuca, por la espalda o a golpe de bombas. Sembrando terror salpicado con sangre de inocentes. Eso es lo que es. Sea aquí o en Irak o en el World Trade Center. Predicar con muertos encima de la mesa. Si no hay condena a la violencia no puede haber legalización de este partido aberzale, ni siquiera sentarse a una mesa a negociar nada. Puede parecer una simpleza, pero justo en ese acto de condena [que debería ser consecuente] arranca o se frena cualquier intento de zanjar el terrorismo etarra. Lo entiende hasta un chaval de cuatro años. El resto es demagogia y una pérdida de valioso tiempo.

1 comentarios :

Liga El Poste dijo...

Digan lo que digan los terroristas el Estado, representado por el Gobierno, debe mantenerse firme en la legalidad. Se sientan a la mesa con asesinos y terroristas que no deben llevar el mando de las negociaciones ni del proceso. El Estado debe dejarle claro a los terroristas que la resolución del "conflicto" depende sólo de ellos. Los terroristas no están en situación de exigir absolutamente nada. Debe ser el Gobierno, porque la sociedad española ya lo ha hecho en numerosas ocasiones, el que exija a la banda terrorista que deje la violencia, que destruya su arsenal y que se retiren de toda acción armada. Definidos estos extremos por la otra parte (la banda terrorista), empezaremos a hablar de cuál es el lugar político que corresponde a estos señores, si es que lo hay. Toda concesión del Gobierno supondría la toma de timón de los terroristas.