AÑO VI

Imagen relacionada



GRACIAS BLOGGER POR ESTOS SEIS AÑOS


La Huella Digital se ha mudado a la plataforma de

WordPress con esta nueva dirección



-------------------------------------------------------------------------------------------------------







jueves, 13 de abril de 2006

Un pincho y una caña

El esfuerzo de trabajar de noche se paga a mayores cada día con el equivalente a un pincho de tortilla y una caña de cerveza. Y eso si tienes suerte, porque muchos turnos noctámbulos no gozan de ninguna tarifa especial. Aparte de estar mal pagado, el trabajar a deshora desestabiliza las agujas del reloj y de la mente porque se vive al revés de todo y todos. Por el precio de un pincho de tortilla y una caña pierdes amigos, cenas, carcajadas, juergas, cuchipandas y miles de horas de ocio rodeado de los tuyos. A cambio de esos eurillos diarios ganas más tiempo libre [solitario] por las tardes, sí, pero siempre con la corneta de que a última hora toca fichar. Hagas lo que hagas, incluso en festivos o fiestas de guardar. Repetidas veces el horario al revés se convierte en un pincho para tu ánimo y caña para tu cuerpo. Y eso... sí tiene precio.

0 comentarios :