AÑO VI

Imagen relacionada



GRACIAS BLOGGER POR ESTOS SEIS AÑOS


La Huella Digital se ha mudado a la plataforma de

WordPress con esta nueva dirección



-------------------------------------------------------------------------------------------------------







sábado, 15 de abril de 2006

Mal ejemplo

La noticia sobrecoge y es difícil de digerir: El joven de 18 años que causó la muerte de cinco personas en Meis (Pontevedra) circulaba sin carnet de conducir. El muchacho, que se recupera de sus heridas, iba acompañado de su madre, que murió en el acto. De esta tragedia se sacan dos conclusiones cortantes como el frío: 1) La imprudencia del joven por conducir sin permiso a 140 km/h en una de las carreteras más peligrosas de España 2) La irresponsabilidad de sus mayores por dejarle el coche y permitir esa mortal hazaña. Muchos conocemos o sabemos de gente que ha dejado que sus vástagos salgan a la carretera sin carnet. Incluso se chulean de eso, de que su hijo conduce como nadie porque es de fiar. Gran error y soberana mala educación. Y seguimos... ¿Cuántos mayores no han presumido delante de sus hijos de viajar bajo cronómetro? O de montarse en el coche tras ventilarse unos copazos en los postres. ¿Cuántos de nosotros cumplimos a rajatabla los límites de velocidad? ¿Cuántos respetamos las señales de tráfico? Con el ejemplo se predica, pero también se maleduca. Y si hay un volante entre las manos, se puede matar.

1 comentarios :

Anónimo dijo...

Como padre soy consciente de que a veces es difícil decirle que no a un hijo, pero aún así se me hace muy cuesta arriba llegar a creer que puede haber un padre o madre tan irresponsables como la madre del chaval que provocó este accidente si realmente le dejó conducir sin carnet sabiendo lo que hacía.

Imagino que cuando salga el juicio esto quedará aclarado, pero teniendo el individuo este 18 años, ¿no podría haber estado matriculado en una autoescuela y haberle mentido a su madre diciéndole que ya había aprobado el carnet aún cuando esto no era cierto?

Es que la alternativa me pone los pelos de punta.