El cansancio de rabudo.com. «En más de una ocasión se me ha pasado por la cabeza suicidar este proyecto. A fin de cuentas, lo mismo que yo lo creé, yo puedo hacerlo desaparecer. Abro una ventanita, introduzco unas claves y ¡zaca! a tomar viento el rabudo. Hay días, como hoy, en los que me gustaría dedicarme a un trabajo anónimo como fabricar muebles o colgar lámparas, una profesión manual y mecánica que me permitiese dormir tranquilo, con la seguridad de que, al día siguiente, nadie tendrá nada que objetar a mi labor de la jornada anterior. Pero no es así. Las circunstancias me han llevado a dedicarme a una tarea que, a menudo, se convierte en diana de dardos de mala baba, de críticas sin sentido, de reproches, de ataques, de desprecio...» [+] Rabudo.com

Muchos ánimos, compañero y tocayo. Aunque hago este blog porque me da la gana, muchas veces he pensado en cerrar el chiringuito. Y aquí sigo...

• «Sea esta la regla de nuestra vida: decir lo que sentimos, sentir lo que decimos. En suma, que la palabra vaya de acuerdo con los hechos» (Séneca)

Comentarios