AÑO VI

Imagen relacionada



GRACIAS BLOGGER POR ESTOS SEIS AÑOS


La Huella Digital se ha mudado a la plataforma de

WordPress con esta nueva dirección



-------------------------------------------------------------------------------------------------------







viernes, 17 de marzo de 2006


Movidón del copón

Los medios de comunicación social están informando tanto de los macrobotellones de este fin de semana en varias ciudades españolas que están consiguiendo un notable efecto llamada. La masiva asistencia está asegurada por la constante publicidad y difusión en prensa, radio, televisión y medios digitales de un problema que no es pasajero ni superficial. No. Se está instalando en nuestra sociedad como algo políticamente correcto, casi como un derecho juvenil. Gran equivocación. Lo que en anteriores generaciones era anecdótico y circunstancial a una fiesta o un día concreto, ahora se hace por sistema cada jueves, viernes y sábado en muchas ruidosas plazas españolas.

Choca que esto suceda en la generación teóricamente mejor preparada. Una cosa es divertirse a fondo determinados días, y otra muy distinta es marcarse el objetivo de beber a saco explosivas litronas de alcohol por muy pocos euros durante horas y horas. Un botellón que muchas veces acaba en pasadón, ensuciando las calles y el ocio de muchos adolescentes que llegarán a los 23 años muy, muy pasados de rosca. Me consta que desde esa edad muchas pandillas ya no saben ni ir de copas. Una pena. Este finde toca movidón del copón. Y posiblemente con follón.

El Poste :: Y hoy «macrobotellón»... en España

[Actualización, sábado 12.49 horas]
Informativos Telecinco :: 68 heridos y 54 detenidos en el «macrobotellón» de Barcelona

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Borrachera multitudinaria es lo que ha dado en llamarse eufemísticamente 'macrobotellón', simplemente una concentración de botellones que antes se organizaban de forma aislada. A los políticos, de todos los partidos, se les ha ido de la mano un problema que deberían de haber atajado antes. Porque los ruidos, los vertederos incontrolados y las suciedades por vomitadas y micciones en los portales, así como los comas etílicos no son cosa de ayer ni anteayer. Tampoco la venta de todo tipo de pastillas o 'tripis'. Beber alcohol y emborracharse en la calle es una costumbre permitida, hacer ruido durante la madrugada molestando a los vecinos es moneda corriente. No se sabe por qué ahora las autoridades ponen el grito en el cielo. Demasiado hipocresía política es ahora rasgarse las vestiduras por las masivas borracheras callejeras que no son otra cosa que el reflejo de las costumbres de los jóvenes, los protagonistas del futuro.

Margarida V dijo...

que raro, aqui no tenemos el botellon, y me impressiono mucho cuando visite españa ver toda esa gente tomando en las plazas