El tiempo

Muchas noches radiofónicas escuchamos esa muletilla de que «el tiempo es el juez supremo que quita y da razones». Cada segundo, cada minuto, cada hora que pasa se confirma o se desmiente algo, se avanza o se retrocede. El tiempo es la «duración de las cosas sujetas a cambio o de los seres que tienen una existencia finita». Finita existencia la nuestra. Se sube y se baja a la misma velocidad que late el corazón. La vida es un tobogán endiablado que lo mismo nos catapulta hacia la gloria, nos mantiene a flote o nos hunde en un oscuro fango. Cada momento llega y hay que saber esperarlo, saber vivirlo, porque es único e irrepetible. Las carambolas de la vida son finitas, al igual que la fortuna o el éxito. Tampoco los problemas son eternos. El tiempo pone las cosas y las personas en su sitio. Las desordena y las ordena. Las marchita o florece. Siempre al ritmo del tic tac. Por eso, si te va todo bien, mima mucho lo que tienes. Si te va mal, lucha caminando, hazte amigo de la paciencia y espera... Algún día la locomotora del tiempo cambiará las cosas. Sin dar explicaciones. Lo que antes era negro se volverá blanco. Y viceversa.

Comentarios

  1. El problema, es hacerse viejo (otra medida del tiempo), esperando que el tiempo nos otorgue sus favores.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Los comentarios necesitan ser aprobados para ser publicados. No se aceptarán vejaciones o insultos.