AÑO VI

Imagen relacionada



GRACIAS BLOGGER POR ESTOS SEIS AÑOS


La Huella Digital se ha mudado a la plataforma de

WordPress con esta nueva dirección



-------------------------------------------------------------------------------------------------------







sábado, 4 de febrero de 2006


Estalla el caso Mahoma

El escándalo por las caricaturas de Mahoma nos deja una lección fundamental que el buen periodismo nunca debe olvidar. Libertad de expresión no es libertad de intromisión, ni de exclusión. No es una libertad para herir sensibilidades. Tampoco para insultar. Todo lo contrario. Es una libertad y un derecho a manifestar libre y públicamente, por cualquier medio, una opinión, un pensamiento o proponer una acción. Pero siempre desde un respeto, porque la libertad de uno termina justo cuando empieza la del otro. Y ahí radica el problema: arremeter en lugar de informar. El diario Jyllands-Posten no calibró la desproporcionada repercusión que iba a tener la publicación de las viñetas del profeta Mahoma, con un turbante-bomba. No supo respetar a esa cultura y religión que defiende con sangre sus creencias y siempre se ha sentido víctima de Occidente. Equivocados o no, son así. Fundamentalistas, fanáticos y excesivamente viscerales. Y lo sabíamos.

Si desde muchas redacciones se cuida con detalle el no publicar imágenes ofensivas de menores, editar con prudencia los titulares, mimar los textos y respetar en lo posible a las personas, instituciones y la democracia, no cabe en cabeza alguna la falta de respeto mostrada por el diario danés. Haciendo un mal uso de su libertad de expresión este rotativo ha dado un fuerte puñetazo a toda una creencia religiosa que practican cientos de millones de personas. Estamos en tiempos del todo vale y muchos se han olvidado de la deontología periodística, es decir, informar desde la ética. ¿Y que es la ética? En periodismo es, fundamentalmente, respeto a la verdad, a las ideas y a las personas [en este caso a los seguidores del Islam].

Mientras en Occidente resolvemos estas trifulcas en los tribunales, en muchos países musulmanes optan por un inaceptable radicalismo y una violencia ciega. No les gusta nuestro humor, y menos el referente a su religión. Por un dibujo irrespetuoso el caso Mahoma ha saltado por los aires. Estúpida forma de cargar las tintas.

«La libertad es el derecho de hacer lo que no perjudique a los demás». [Lacordaire]
-------------
Este artículo es citado en Ecclesia digital
-------------
Guerra eterna :: Los dibujos del racismo

7 comentarios :

Anónimo dijo...

Discrepo, querido colega. A mí me parece mucho más insultante que obliguen a una mujer a taparse la cara o que alguien esté dispuesto a matar a su semejante en el nombre de cualquier Dios, me da igual como se llame. Me ofenden sobremanera los integrismos, pero los integristas no parecen tener en cuenta lo mucho que me ofenden, a mí y a millones de personas. Y nadie despide a los cabecillas de los grupos que tanto me molestan. Ya saben cómo soy, yo soy así, me molestan estas cosas. Pero no por eso le prendo fuego a sus santuarios. El mal gusto de los daneses puede ser discutible. Pero no es comparable el daño de la pluma al daño de la espada. La reacción de algunos musulmanes -no de todos, afortunadamente- ha sido claramente desproporcionada. Y para mí el asesino es el que mata, nunca el que pinta o escribe, por mucho que hiera.

Nacho de la Fuente dijo...

De nada vale cargar las tintas y echar más gasolina al fuego en nombre de una mal utilizada libertad de expresión. Nacho, sabes bien, porque lo vives a diario, la cantidad de informaciones y expresiones que debes evitar a diario por el bien de la comunidad. No defiendo la violencia armada, ni el integrismo radical, pero tampoco el insulto o los despropósitos desde los medios de comunicación. E insisto, dibujar a Mahoma con un turbante-bomba ha sido excesivamente provocador. Saludos.

Zeitnot dijo...

Vaya, ¡que susceptible con las sensibilidades!

De acuerdo en que no se deben ofender gratuitamente los sentimientos de los demás, pero uno debe ser capaz de asumir las críticas.

Y por muy poco sensibles que puedan ser estas críticas, en occidente habíamos llegado a la conclusión de que la libertad de expresión es más importante que la "sensibilidad religiosa". Por poner un ejemplo, en la televisión nacional hemos visto como nos enseñaban a cocinar un crucifijo, y salvo las lógicas protestas de la Iglesia aquí no pasó nada.

La pregunta clave es la siguiente: ¿es la reacción proporcional a la causa?

O en un plano más general: ¿qué diferencia hay entre vivir bajo los dictados de una exquisitamente refinada sensibilidad multicultural y vivir bajo la Sharia?

Mejor no entro en las cosas que suceden en los países islámicos que "hieren la sensibilidad" de los occidentales.

Nacho de la Fuente dijo...

Agradezco vuestros comentarios. No justifico ni la violencia de exaltados musulmanes ni que se haya dibujado a Mahoma con un turbante-bomba. Las dos acciones son muy ofensivas y sólo invitan a caldear un ambiente que ya hervía. Que conste.

Zeitnot dijo...

Esta claro que no justificas la violencia, pero toda la entrada es una durísima crítica a la actuación del Jyllands-Posten que, desde mi punto de vista es injusta.

Holanda está sufriendo la violencia integrista (Fortuyn, van Gogh...) y muchas autoridades religiosas toman una postura suave, habiendo sospechas (respaldadas por la experiencia) de que pueden estar implicadas.

En cualquier caso, en nuestro entorno cultural, ese tipo de críticas son de lo más normal y la comunidad musulmana debe ser tolerante, de la misma manera que occidente procura no meterse en las costumbres locales de los países musulmanes por mucho que nos parezcan aberrantes.

Con el debido respeto, tu post me parece un incomprensible ejercicio de equidistancia. Al menos no se te puede acusar de corporativista, lo cual en los tiempos que corren, y en cualquier profesión, ya es un mérito.

Albermir dijo...

Vivimos en sociedades democráticas y en toda sociedad nos regimos por leyes, las cuales, son las encargadas de verificar lo que esta mal o no. Digo yo.
A que viene esta patética suplica, me pregunto, por casualidad saben ellos que es el “RESPETO”. Es decir, piden lo que no dan, nosotros respetamos y ¿ ellos ?
Un saludo "respetuoso".

Anónimo dijo...

Buenos días,

Enlaces interesantes sobre Religión

Saludos.