AÑO VI

Imagen relacionada



GRACIAS BLOGGER POR ESTOS SEIS AÑOS


La Huella Digital se ha mudado a la plataforma de

WordPress con esta nueva dirección



-------------------------------------------------------------------------------------------------------







miércoles, 7 de septiembre de 2005


Severa cura de humildad

El caos y la desesperación se han instalado en Nueva Orleáns. La anarquía invade las calles; hay inexplicables carencias de agua y comida; se acumulan miles de cadáveres [algunos analistas hablan de 10.000 muertos, casi el triple que el 11-S]; la ciudad sumergida está asolada ahora por incendios; los servicios de rescate no dan abasto y ya han registrado en sus plantillas bajas y hasta suicidios; la putrefacción de la basura y los cadáveres hacen nauseabundo el día a día... A todos estos males se suma ahora la inevitable contaminación de la red de agua y los primeros casos de cólera.

Preocupada por su sistema antimisiles, por sus marines y por lo que sucede con los pozos petrolíferos de mundo y medio, la Casa Blanca obvió algo tan previsible como los golpes cíclicos de la madre naturaleza. La avanzada tecnología norteamericana sirvió para acumular detallada información sobre el huracán, dispararar la alerta, ver su cambiante evolución y precisar cuándo, cómo y dónde iba a golpear. Pero Washington no supo utilizar ese caudal de datos y traspasarlos a la cruda realidad haciendo, por ejemplo, un plan serio de evacuación. La prepotencia yanqui no dejó ver algo tan elemental. Por eso la estampida de Nueva Orleans fue responsabilidad de cada familia, en un repugnante ejemplo de abandono estatal hacia la ciudadanía más desfavorecida.

Esta cadena de despropósitos ha sucedido en el país más desarrollado, en el imperio USA que se jacta de dar lecciones al resto del mundo. Norteamérica debe ahora sacar conclusiones de esta severa cura de humildad llamada Katrina y revisar sus prioridades, sus principios, sus hipocresías, su euforia armamentística, su obsesión invasora y su ceguera con un modelo de sociedad que dista mucho de ser ejemplar. / Foto US Navy

1 comentarios :

Anónimo dijo...

Caos, desesperación y anarquía. Con estas palabras describe el blog La Huella Digital, la situación que sufre Estados Unidos, presuntamente el país más poderoso del mundo que no significa que sea el mejor. La prepotencia yanqui, repugnante ejemplo de abandono hacia la ciudadanía más desprotegida (fundamentalmente negros e hispanos). La cruda realidad ha salido a flote. Estados Unidos vive del markéting y ahora se conoce la verdad después de una catástrofe. Hoy escuché comentarios hipócritas en el programa de Telecinco 'La mirada crítica' cuando un selecto grupo de periodistas supuestamente preparados, informados e inteligentes defendieron a capa y espada la política internacional de Estados Unidos a través de las guerras que salen a defender los valores democráticos de países lejanos. Me pregunto: ¿porqué no hicieron la guerra a Chile cuando apareció el asesino Pinochet, o a Argentina con Videla, a Cuba con Castro?