AÑO VI

Imagen relacionada



GRACIAS BLOGGER POR ESTOS SEIS AÑOS


La Huella Digital se ha mudado a la plataforma de

WordPress con esta nueva dirección



-------------------------------------------------------------------------------------------------------







sábado, 28 de mayo de 2005

Estado [absurdo] de derecho

Ya está en la calle Arnaldo Otegi, acusado de «ocupar uno de los puestos dirigentes del entramado terrorista», según reza el auto de procesamiento. En 41 horas que estuvo en la cárcel sus allegados consiguieron un aval bancario [no se sabe de qué banco] y dinero en metálico para pagar los 400.000 euros de fianza. Por algo más de 66 millones de las antiguas pesetas un experto en secuestros y extorsiones está en casita. Lo único que le obligan es a darse una vuelta por el juzgado más próximo un par de veces a la semana y que no viaje al extranjero. Faltaría más. 66 kilitos es el precio de la libertad que no puede pagar un pequeño delincuente, por ejemplo, pero sí un presunto pacifista que en los ratos libres dialoga con terroristas de sangre y se jacta de convocar para hoy una manifestación «por la paz y la democracia»... Así es, a veces, el estado [absurdo] de derecho. Difícil de entender.

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Gracias a Borjamari he llegado hasta tu blog y me gusta. Ni puñetero caso a sus críticas. Me ha gustado sobre todo este post sobre Otegi, un personaje que causa náuseas y campa a sus anchas olvidándonos que este individuo también es terrorista.

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo. Precisamente el estado de derecho consiste en que todo el mundo tenga el mismo trato ante la ley, incluso los enemigos del propio estado de derecho, porque aunque éste no les guste están obligados a vivir en él. Cuando se producen excepciones -como lo es la ley de partidos-, y se exige mano dura contra personas determinadas, se está conculcando aquello de libertad, igualdad y fraternidad.