AÑO VI

jueves, 29 de abril de 2010

Mala gente

Siempre hay gente que no sabe que una línea telefónica es de doble carril. De ida y vuelta. Que las llamadas hay que corresponderlas y responderlas. Siempre hay gente que no sabe que es bueno contestar cada mensaje de afecto. Muy bueno. O que un mal momento hay que acompañarlo. Siempre. Que hoy no hay distancias físicas, sino emocionales. Siempre hay gente ciclotímica que saluda cuando le viene en gana. O que tuerce la cara cuando debe abrirla, o la abre sólo cuando le interesa. A jodida mandíbula batiente. Siempre hay gente caminando hacia atrás, que le gusta ir contracorriente por el mero hecho de aparentar ser diferente. Gente inconsecuente que va de consecuente. Siempre hay gente arribista que intenta usar al resto de los mortales como peldaños, como meros felpudos de su ciega ambición. Siempre hay gente estirada en egoísmos y corta en bondades. Gente que sólo ve beneficio, nunca sacrificio. Gente escasa que no entiende que el tiempo les aplicará sus mismos desprecios a todo lo que les rodea. Gente con un individualismo ingente. Gente indecente y poco inteligente. En definitiva, mala gente. Maldita excepción entre tanta buena gente.

6 comentarios :

Carmen Garcia dijo...

Y por cada uno de esos, de la mala gente, hay un monton de "buenas gentes"... sólo hay que ponerse de puntillas y mirar un poquito mas allá.

migramundo dijo...

Excelente. Unha, ou dúas, apertas.

Anónimo dijo...

Un texto genial y con toda la razón. Enhorabuena por tu entretenido blog.

Titajú dijo...

Los malos son menos, pero hacen más ruido.

Anónimo dijo...

Recibe mis felicitaciones por tan buen texto. Afortunadamente aunque la malicia corroe, no lo hace en la mayoría de la gente. Estoy convencida de que si cambiáramos la envidia por el altruismo, ese pequeño porcentaje de malas personas, desaparecerían para siempre.

Aranchamar dijo...

Qué bueno Nacho!!