AÑO VI

jueves, 18 de marzo de 2010

Carlos Carnicero versus Enric Sopena

Escribe en su blog Carlos Carnicero:
«No me gusta hablar mucho de mí. Ni de mis artículos. Pero hoy me voy a tomar la libertad de hacerlo. Como muchos lectores saben, soy cofundador del periódico digital “El Plural”. Desde hace más de cinco años, desde su fundación, es director del periódico Enric Sopena. Su artículo aparece siempre, y como es lógico, abriendo la lista de columnistas. Desde el inicio, el segundo artículo siempre fue el mío. Hasta que un día escribí una trilogía crítica con el Gobierno de Zapatero centrándolo en el daño que le hacen sus incondicionales. Algo pasó ese día que mi artículo fue cuidadosamente escondido al final del periódico. Ante la llamada de atención de quien se dio cuenta de lo sucedido y lo tachó de censura, el director rectificó publicando un comentario en primera página resaltando su respeto por la pluralidad y su admiración por mí. Eso duró poco tiempo: ahora, desde hace semanas, he vuelto a descender en el ránking de valoración del director, y mi artículo se ubica en las bodegas del barco. Eso no me incomoda porque retrata a quien toma esa decisión. Pero eso no ha sido todo. El director ha suprimido el enlace que había al final de mi artículo con este blog. Ahora, para el que lo quiera corroborar, el resto de los colaboradores que tienen blog propio es reseñado al final de su artículo con un link que lo enlaza. Todos, menos el mío. Es una censura, que duda cabe»...

[+] Bitácora para náufragos de la izquierda

[Vía Periodista Digital]

5 comentarios :

Titajú dijo...

Censura no; CENSURA. así, con mayúsculas.

peter pan dijo...

Hace muchos, muchísimos años, hubo en éste país una guerra.

Era una etapa convulsa, con una sociedad más politizada que culta y más visceral que sensata.

Proliferaban como setas los partidos políticos, a cual más radical y más descerebrado.

La cosa acabó como acabó.

Fué hace muchos años, pero todavía quedan especímenes que nos retrotraen a aquel tiempo de disputas cainitas, delaciones y tiros en la nuca incluso entre correligionarios o semicorreligionarios.

No se trata de periodismo "comprometido". Quizá se trate de basurilla del pasado que se resiste a perder protagonismo.

"El Plural", singular nombre y curioso concepto de lo que es "pluralidad.

Me recuerda aquel viejo chascarrillo con los nombres de los principales periódicos de la era soviética:

- Ni Pravda (La Verdad) dice la Izvestia (La Noticia), ni la Izvestia dice la Pravda.

MARIETA dijo...

No me espero nada mejor de ese señor. Me repatea su izquierdismo caciquil e imperativo.
Como digo siempre, esto es España, señores. Y no cambia. Como Jú, CENSURA mayúscula.... Y luego se quejan...
Saludiños.

Manuel Guisande dijo...

Bueno es que Sopena no es periodista, es un portavoz del Gobierno. No entiendo esa extrañeza. Carnicero no te preocupes, échate una siesta y lo verás mejor, que en Madrid estáis muy acelerados

Anton dijo...

No hay que olvidar que la prensa es un negocio y, como tal, tiene que contentar a sus anunciantes, patrocinadores, subvencionadores y por supuesto a sus lectores con lo que quieren leer o escuchar. Si hay que condimentar la noticia con un poco de parcialidad, pues se hace, sugerir medias verdades o novelarlas con unas gotas de prejuicio, pues mejor ¿o acaso alguien paga por ver una película que sabe que no le va a gustar? Algunas veces a uno le da la impresión que los medios en vez de dar noticias las regalan…además corren tiempos difíciles, de mucha competencia y cambios impredecibles en el sector que hacen que los medios radicalicen sus posiciones.
Quiero decir con todo esto que lo que ha pasado en este periódico digital, de tan pretencioso como desafortunado nombre, podría ser más un problema de egos o de política editorial -o económica- del medio que de censura con mayúsculas. Al Sr.Carnicero no le faltaría donde vomitar culebras sobre el inepto Zapatero en el caso de que quisiera marchar en busca de otras libertades más conservadoras. La cutre-censura entre compañeros de partida forma parte del juego, de la censura de verdad no nos enteramos nadie, de eso se trata.
¿Existe realmente en el mundo algún periódico , televisión, radio, partido político, sindicato, gremio, colectivo, familia etc. que no practique habitualmente estas censuras cuando están en juego los dineros o cualquier otro miserable interés?
El que este libre de culpa que se quite la paja del ojo.
Sr.Peter Pan ¿No será usted de Bilbao?