AÑO VI

miércoles, 3 de febrero de 2010

Parados inquietos


Los veo en mis esporádicos paseos matutinos. Deambulan mirando al mar con mirada perdida, como todo su futuro. Se les nota inquietos porque están parados. Parados anímicamente y mentalmente. Rondan los 50 años y su sonrisa se la ha llevado esta profunda crisis, que reparte a mansalva oportunidades perdidas a un par de generaciones. Sus lunes al sol, junto al mar, se hacen interminables. Por el silencio reinante. También están al sol los martes, los miércoles, los jueves... Hasta los domingos te los cruzas en el paseo marítimo coruñés haciendo tiempo, paseando su problema y su principio de depresión galopante. Lo suyo era trabajar a destajo a esas horas, pero la crisis de la avaricia les ha escupido como números que son. Y lo saben. Por eso esas miradas, esos silencios, esos paseos inquietos, fumando el tiempo a destiempo. Cada vez veo más parados inquietos, en una espiral inversamente proporcional a la cantidad de veces que el Gobierno obrero español asegura que la crisis se va a terminar.

Los datos oficiales hablan de la mayor cifra de paro en catorce años, hablan de 4.048.493 desempleados. Cuatro millones de desenchufados. Cuatro millones de desencajados. Y lo peor: entre tanto bandazo gubernamental, entre tanta improvisación monclovita, a ver quién coño les vuelve a encajar.

2 comentarios :

Titajú dijo...

Yo también los veo y además, conozco a algunos.
Y ya no sé qué decirles.

Rafael del Barco Carreras dijo...

4.048.493 PARADOS VS. 3.065.700 FUNCIONARIOS PÚBLICOS.

Rafael del Barco Carreras

3-02-10. Dos cifras de titular, muy relativas, si consideramos la muy especial CONTABILIDAD NACIONAL Y SUS ESTADÍSTICAS. Afirmar que desde la CRISIS (el estallido de la BURBUJA INMOBILIARIA) o a contar desde que a principios del 2008, cuando Zapatero, en plena campaña para la reelección, afirmaba, insultando a quien se atreviera a nombrar la palabra CRISIS ni menos BURBUJA (la culpa era de los americanos), que se trataba de un reajuste, que los parados hayan subido 2.300.000 y los funcionarios 192.000, no solo no significa nada, sino que es FALSO.
En cuanto a la cifra de parados, en una de esas genialidades españolas, de una tacada se rebajaron los adscritos a cursos de formación que en estos momentos pudieran ascender a no menos de 500.000, preferencia, cursos o “charlas” de informática u ofimática. Y si la crisis también afecta a la economía sumergida, aunque absorba una parte de los parados OFICIALES, la cifra de “con o sin papeles” que pretenden un empleo de limpieza, cuidadores de ancianos, o camarero, chapuzas, agricultura, talleres clandestinos, masajes o prostitución, podría no ser menos de 2.000.000 de personas, que se contabilizarían a poco que las estadísticas incluyeran la actividad de los comedores de beneficencia, Cáritas, parroquias, y similares. No se trataría de un 18 o 22% de los 19 millones de españoles en edad laboral o registrados en el INE Y SS, sino de un problema del 20% de la población GLOBAL, que descontando los 8.000.000 de pensionistas, no baja del 30% quienes subsisten por debajo del umbral de la pobreza o MISERIA, incluidos unos 2.000.000 con pensiones o “ayudas” entre los 300 o 400 euros mensuales.
Y si en cuanto a los parados, una reflexión de simple comentario de taberna, pone en duda la filosofía contable oficial, en cuanto a los FUNCIONARIOS PÚBLICOS, parecidas consideraciones son más que necesarias para conocer un poco la gran mentira en que nos movemos. Si entre el Estado, Comunidades Autónomas y Ayuntamientos, suman 3.065.700, sin los contratados o interinos, ni los de Sindicatos o Partidos Políticos, y mucho menos los de todas las empresas y entes públicos, similares o parecidos, subvencionados al 100% o en menor porcentaje, o facturando en total o mayor parte a cargo de “administraciones”, de inmobiliarias y miles de sociedades directas o del entorno, la total cifra de las actividades “servicios” que de un modo u otro cubren sus nóminas a cargo de presupuestos oficiales o directamente del SISTEMA FINANCIERO, “máquina de imprimir billetes”, en este caso tragando EUROS NUEVOS con gran reticencia europea, la CIFRA que se escapa de cualquier consideración o teoría MACROECONÓMICA es de tal magnitud que podríamos asegurar que el amigocrático y corrupto ESTATISMO es la forma de gobierno de España, engendro surgido de la Dictadura, el liberal-capitalismo y el llamado Socialismo Democrático y Progresista, lejos hasta de la “ECONOMÍA SOCIAL DE MERCADO” que reza la Constitución. ¿Cuántos 3 o 4 millones más? Nadie lo sabe, ni menos cuanto ha crecido o disminuido desde la CRISIS ese sector, que podemos definir como “parapúblico”.
El Estado, de garante de lo SOCIAL de esa peculiar definición constitucional, ha pasado a significar un tan inmenso peso, destruyendo la teoría o leyes de ese MERCADO, que sumado al oligopolio (o simple monopolio) “banca, cajas y Banco de España”, con sus correspondientes inmobiliarias y empresas (preferentes los antiguos monopolios de servicios básicos, que enmascarados siguen siéndolo, copados sus consejos de administración por ejecutivos del Sistema) y sus ilimitadas pólizas de crédito, convierte cualquier teoría micro o macroeconómica, estadísticas o contabilidad oficial o “paraoficial”, en PURA FALACIA.