AÑO VI

domingo, 10 de enero de 2010

«Por el interés te quiero Andrés»

¿Les suena la frase verdad? Pues está de actualidad cada día. Cada vez más. En todos lados y a todas horas. Hace unos días presencié una conversación en la que un hijo aseveraba a su padre que «hoy en día el 90% de la gente se vende por lo que sea y a quien sea». El padre se rió y añadió: «el 90% no, el 98». Una afirmación tan cierta como preocupante. Vale que siempre ha sido así y siempre será, pero no consuela saberlo. El interés de los humanos es desmedido y ciega a la inmensa mayoría, especialmente si hay en juego dinero y poder. Si las cosas te sonríen te caerán encima las envidias y aparecerán decenas de “amigos/as” revoloteando a tu alrededor sin cansarse de elogiar lo estupendo que eres. Es cuando escuchas hasta la saciedad el famoso tópico de «tú si que vales». Pero si las cosas te van más o menos mal, se multiplicarán los lamentos y penas en tu entorno y si te he visto no me acuerdo, pringado. Esas “amistades” se evaporarán con la misma rapidez y estupidez con la que llegaron. Como buenos chupópteros y veletas que son. Una dura ley de vida que en los tiempos que corren se dispara hasta el absurdo. Tanto, que a veces los veletas acaban completamente solos y amargados. Acaban centrifugados en sí mismos por dar tantos giros radicales de 180 grados. Por cambiar de chaqueta tantas veces. Por mí, que se evaporen definitivamente. Por indeseables. Por pringados.

5 comentarios :

Titajú dijo...

Desaparecer no desaparecerán; sólo se transforma, como la materia.
Pero esperemos que queden algo esmirriados :-)

Callejero dijo...

La situción a la que haces referencia a todos nos ha sucedido alguna vez. Que cierto es que en los malos momentos te das cuenta de quienes son los verdaderos amigos.

Manuel Guisande dijo...

Vaya hombre, ya me explicarás porqué cuentas lo que me ha pasado; pero para eso amigo Nacho hay un refrán que si lo sigues suele dar buen resultado y que dice: "Del jefe y del mulo, cuanto más lejos más seguro". Un abrazo por tan excelente comentario.

ordago13 dijo...

Mitica expresion española y de las más verdaderas¡
La pregunta cuando alguién te está adulando o dorando la pildora etc es ¿esto mismo lo haría si yo no tuviera éxito fuese famoso etc?
O sea lo está haciendo de verdad además del beneficio que pueda conseguir

H_Romero dijo...

Cuando un día te planteas si alguién te está dispensando un trato especial por el mero interés en algo que le estás ofreciendo, ya puedes empezar a olvidar su nombre porque muy prontito dejarás de pronunciarlo.

Muy certero el post.

Enhorabuena por el blog. Lo leo a diario. Aunque no sea por ningún interés especial...