AÑO VI

viernes, 15 de enero de 2010

Pobres países olvidados

Ahora toca ayudar al máximo a Haití, un país olvidado que ha vuelto a sufrir su enésima catástrofe natural, un zarpazo de la Tierra que ha devastado hasta la esperanza de los haitianos. Ahora toca mandar la ayuda humanitaria y los refuerzos precisos al país más pobre de Latinoamérica, una nación demolida por la miseria y la sinrazón. Son días de máxima urgencia, en los que cada uno desde su economía puede aportar un grano de arena que allí se recibirá como oro puro. Días en los que los Gobiernos de medio mundo lucharán por salir en titulares y fotos. Días de solidaridad global y mucho cuelgue de medallas oportunistas. Pero, por favor, no nos quedemos ahí. Si Haití está arrasado por un terremoto que resistiría dignamente Japón es justo por eso, porque no es Japón. Es porque la pobreza extrema es su canción de cada día. Porque pertenece a esos países olvidados que salen a la hipócrita luz internacional sólo cuando la tragedia les asola. Solamente.

PD: Este vídeo del 2007 muestra las sonrisas --posiblemente muchas de ellas ya apagadas-- de un país que, increíblemente, sonríe aunque todo se vuelva en su contra. Como tantos pobres países olvidados:


9 comentarios :

Callejero dijo...

Que desgracia más grande la de Haití, esperemos que este vuelco internacional con el país dure mucho tiempo y no solo ahora después de un terremoto.

Anónimo dijo...

Debería darte vergüenza, a tí a todos los que trabajáis en La Voz de Galicia, el tratamiento que estáis dando al terremoto de Haití. Sois el periódico del mundo que menos espacio le dio en su portada del jueves. Y no digamos ya lo de hoy. Dedicáis más de media página a un vendaval en Galicia que no ha causado ni un herido y un espacio ridículo a una tragedia con 100.000 muertos, la mitad de la población de A Coruña. Lo dicho, de vergüenza.

SEUDÓNIMO dijo...

Qué ganas tienen algunos de atacar y hablar de cosas ajenas a lo que se escribe en este blog. Cada uno es libre de poner lo que quiera y digo a favor de La Voz de Galicia que está dedicando muchas páginas dentro a la tragedia de Haiti. Además el temporal fue una pasada y el periódico es GALLEGO Y LIBRE DE ENFOCAR COMO QUIERA.

Anónimo dijo...

A ver Nacho, tú que siempre vas de chico bueno y salvapatrias. ¿Has donado algo a Haiti? ¿Un euro quizá?

Nacho de la Fuente dijo...

Vaya hoy con los anónimos... Pues sí que he donado dinero a Haití (con tilde). Hace dos días doné un euro multiplicado por 100 a una cuenta habilitada por el Banco Santander. Esa pobre gente lo merece.

Preciosa dijo...

Queridos anónimos,mucho os preocupa lo que pone en portada la voz de Galicia o lo que a donado Nacho de la fuente.Que vergüenza la vuestra en preocuparos por cosas tan insignificantes,y no preocuparos por el problema en si que es una catástrofe de mucha envergadura.Como podéis decir que si nacho esto o que si Nacho lo otro, yo creo que simplemente con publicar un articulo en su blog ya esta colaborando o es que ser solidario solo se es si se aporta una cantidad de dinero "NO"ser solidario se puede ser de muchas formas y maneras.No penséis que soy amiga o conocida de Nacho ni siquiera le conozco.El ser periodista no significa que se puede ser rico simplemente tienes un sueldo.Rico es la persona que es solidaria con las desgracias que le suceden a los demás.Creo que Nacho en su blog el cual yo leo a diario a demostrado en múltiples ocasiones ser solidario con los mas débiles,pobres,o victima..etc.Grazias Nacho por publicar artículos como este gracias por ser tan solidario

Anónimo dijo...

Tengo que decir, que la empresa para la que trabajo, por cada telefono movil que se lleve a una tienda, con cargador, mandaran 5 euros para Haití, siempre tenemos moviles tirados por casa, viejos, que no usamos......solo tenemos que dejarlos en un THE PHONE HOUSE, y ya estaremos ayudandolos.
Vane

Nacho de la Fuente dijo...

Preciosa, Pseudónimo y Vane, gracias por construir en lugar de destruir. Bonitos comentarios.

Anónimo dijo...

El peroódico es gallego y libre de enfocar como quiera. Y el resto de periódicos del mundo son madrileños, franceses, americanos, aegentinos o indios. Y a ninguno de ellos se le ocurre dedicar más espacio a un suceso doméstico que a la que puede ser la mayor catástrofe de la humanidad. Si ser gallego significa ponerse unas anteojeras y estar todo el día mirándose el ombligo sin preocuparse por lo que pasa fuera mal le va a ir a Galicia.