AÑO VI

domingo, 3 de enero de 2010

Insultando, que es gerundio

Aunque vuelvo a estar sin ordenador en casa --otra vez la tarjeta gráfica, grrr-- me lanzo a escribir este post desde el iPhone. La idea, bueno el cabreo, la tengo en la cabeza desde hace tiempo y necesito soltarla. Va sobre la creciente capacidad para la falta de respeto y el insulto desmedido. Tanto en la vida real como en la virtual. Me refiero al absoluto descaro con el que algunos sentencian sin saber, sin informarse y sin conocer los entresijos de lo que opinan. En Internet y en los blogs este problema se dispara porque muchos se aprovechan del anonimato y los seudónimos para escupir sus fobias y envidias. No me refiero a un asunto personal, que los hubo y habrá, sino a la cantidad de veces que uno se indigna al leer posts y comentarios destructivos en otros blogs y webs. Me refiero a esos personajes, ojo algunos más cercanos de lo que imaginamos, que ni hacen ni dejan hacer, les encanta llevar la contraria por molestar, rezuman rencor obsesivo y su único argumento es el insulto.

Internet está dando un vuelco a la comunicación mundial porque democratiza el acceso a la información y la producción de contenidos, un cambio extraordinariamente positivo e inquietante a la vez. Ello conlleva un estado de bienestar comunicacional sin precedentes, pero también un empobrecimiento del discurso. Donde hay humanos hay de todo y la Red, como buen espejo de nuestra sociedad, multiplica nuestras virtudes y defectos. Lo malo es que algunos, los menos, sólo aportan lo peor de sí mismos. Y lo frustrante es que ese mal no para de contagiarse.

Actualización: Aquí un ejemplo del actual empobrecimiento del discurso.

7 comentarios :

Rafael B. dijo...

No puedo menos que estar de acuerdo contigo. Un saludo y feliz 2010.

McShuibhne dijo...

EL insulto es la salida de quien no tiene recursos para criticar, debatir o rebatir. Por desgracia, abundan en internet. Basta pasearse un rato por Menéame por ejemplo para ver cuánta gente acude al ataque barriobajero para intentar desacreditar a quien no piensa como ellos. Un tema que, por cierto, toco en mi último post, por si interesa:

Saludos y feliz año.

Paul dijo...

Completamente de acuerdo con lo que escribes. El ejemplo que pones es de absoluta verguenza porque es increíble que se puedan publicar cosas así.

@ivalladt dijo...

¿Anonimato? ¿Seudónimos? ¿Fobias obsesivas? Me temo que si hablamos de eso el ejemplo no es buen ejemplo. Yo, al menos, ruego que se me permita no darme por aludido.

La idea de mi artículo no era más que un experimento, por una parte una "visita a los límites" tal y como la sugiere Seth Godin. Es saludable tener una idea de hasta dónde se nos está permitido llegar. Por otra parte el resultado del experimento ha sido muy instructivo. La primera mención al "hijo de puta del año" cayó en gracia en la red, alcanzando la portada de menéame con facilidad. Dado que la segunda mención al "hijo de puta del año" incluía el nombre de Zapatero, fue votada negativamente en masa por los mismos que llevaron a portada la primera. Por cierto, el nombramiento de Zapatero procede de la cuenta de votos ¡en los comentarios a la entrada que llegó a la portada! Si fuese yo quien hubiese hecho la elección, el ganador desde luego habría sido otro. Sabiendo de qué pie cojea la audiencia de menéame, leído el artículo, desde luego, queda bastante clara la ausencia de "peligrosos izquierdistas", y si así lo hubieran hecho los votos negativos habrían sido muchos menos. Pero mucho me temo que a la hora de explorar la red, muy pocos van más allá de la lectura de los titulares. Insisto en que merece la pena tomárselo como una toma del pulso de la red de la que se puede aprender mucho.

Agradezco la mención, aún con ánimo peyorativo, y me permito seguirle en Twitter, donde también se aprende mucho. :)

Callejero dijo...

Pues si, yo cuando lo leí en tu twitter me pareció algo vergonzoso el calificar a alguien de hijo de puta, inmediatamente escribí una entrada criticando esta actitud
http://opinioncallejera.blogspot.com/2010/01/porque-insultar-la-madre-de-zp.html

@ivalladt dijo...

Callejero ya lo vi. Como ya te he dicho en el blog, agradezco todas las críticas que hayan llegado con algo de amabilidad o incluso una media sonrisa, y ganas de generar debate. Algunos sois a los trolls de menéame lo que Albert Camus a César Vidal.

Anónimo dijo...

Hola, soy uno de los ''hijos de puta'' mencionados en la lista, aunque mucho más anónimo que la mayoría. En realidad me estoy riendo por estar cerca de Aznar o González Sinde, me consuela un poco. Pero lo que más me consuela es que tú has puesto algo de cordura a esto. Muchas gracias por denunciar los insultos gratuitos que proliferan en el país de la envidia, España.

Saludos.