AÑO VI

jueves, 10 de diciembre de 2009

Las grasas puntocom

A diario sigo 60 blogs desde Google Reader, leo cantidad de tuits de 71 personas en Twitter (afortunadamente un tercio de ellas no le dan mucho al teclado), recibo decenas de correos electrónicos, releo el periódico que me da de comer, veo el arranque de un par de telediarios, escucho la radio mientras conduzco, ojeo varios diarios digitales cada dos por tres y, buff, aún no sé cómo saco tiempo y ganas para escribir aquí. Y todo sin contar que trabajo en la redacción de La Voz de Galicia donde sigo, organizo, escribo y edito durante al menos seis horas diarias la rabiosa actualidad española. Tanta saturación digital e informativa apabulla a cualquiera. Por eso mi lóbulo temporal izquierdo ya empieza a dar órdenes de que esto hay que pararlo. De que, entre tanta prisa, hay que tomar medidas. De que el circuito neuronal no quiere saber ni leer tanto. Hace unos años me impuse una dieta informativa (¡ja!) que, al igual que la gastronómica, me salto cada dos por tres. Como buen español. Y así no hay forma, oye. Que luego vienen las grasas puntocom y el exceso de cibercalorías. Y es que uno acaba tan hiperinformado que corre el peligro de leer, ver y oír casi todo y de no enterarse de casi nada.

En esas estamos mientras pienso qué narices voy a escribir hoy aquí...



Actualización: Sigo a 20 blogs menos y he restado a 21 personas en Twitter. Algo es algo.
--------

3 comentarios :

Raúl M. dijo...

La verdad es que si es mucho jaleo.

No obstante, es mejor tener mucho que no tener nada, jeje.

Además, los trabajos bien hechos suelen llevar recompensa.

MARIETA dijo...

Mira, todo tiene su parte buena : Yo me entero muchas veces de noticias de última hora sin tenr que ir a bucarlas a otra parte gracias a que las plantas en el juro del feis, je je
Saludiños.

Titajú dijo...

Tú me informas, pero para informarme a mi, tendrás que informarte tú primero.
Si te sirve de consuelo, prefiero las noticias como las cuentas tú a como las leo en otro lado.
A lo mejor tu dieta informativa a ti te satura, pero a mi me nutre.
Claro que quedo con lo mejor de lo mejor: proteínas, vitaminas, cereales, fruta, verdura legumbres y alguna que otra chuche para alegrar la semana.