AÑO VI

domingo, 30 de agosto de 2009

La voz de la calle

Escribe hoy Santiago Rey Fernández-Latorre:
«En nuestra vida cotidiana existen conversaciones recurrentes. Son frases que todos pronunciamos, que escuchamos a diario en la espontaneidad de las llamadas telefónicas y en las charlas de los cafés, los clubes deportivos o las paradas de autobús. Como editor de un periódico recibo su eco todavía más amplificado. Esos comentarios, certeramente críticos, desbordan mis cajones y mi correo electrónico. En un tiempo en que los poderes públicos parecen desnortados, uno se sorprende ante la capacidad de la gente para concretar con clarividencia los problemas reales y también ante la valentía de sus exposiciones. Pero normalmente todo expira ahí, en la mera conversación. Resulta desasosegante constatar que quienes se quejan asumen que sus justas reivindicaciones, por suaves que sean, no alcanzarán los despachos donde se regulan sus vidas. Mi obligación como editor es recoger la voz de la calle, atender a su deseo extremo de que seamos la conciencia crítica del poder»... [+] La Voz de Galicia
--------
Comparte este post:

2 comentarios :

CHucky dijo...

Ya. Pero si de poco sirve el quejarse amarga y certeramente en un bar... ¿sirve de algo publicar esta queja en un periódico?
¿Sirve de algo el denunciar la incompetencia de (casi) toda la clase política, su corrupción, su nepotismo, su endiosamiento, su mala praxis, su mala fe, su connivencia con los poderes económicos y fácticos?

Hemos retrocedido al Siglo XIX. O casi diría que a la Francia del XVIII.
Hasta que haya una revolución gorda, aquí no pasará nada.

¿Quién le pone el cascabel al gato?

Anónimo dijo...

La revolución se llama UPyD, y no porque sean revolucionarios sino sensatos y comprometidos.