AÑO VI

miércoles, 10 de junio de 2009

Elegir es renunciar

Escribe Ramón Lobo:
[...] «Tengo una amiga en Barcelona que adoptó hace siete años a una niña etíope a quien llamaremos A. Una de las principales carencias de A es que no sabía elegir. Nunca lo había hecho. Cuando la llevaban a una pastelería y le preguntaban ¿qué bollo quieres?, la niña se echaba a llorar. Tampoco sabía de la existencia de los días y los meses y los años. ¿De qué sirven los lunes en la tierra de la muerte? Elegir es difícil porque implica renunciar. Elegimos desde que nos levantamos de la cama: desayuno, radio, ropa, transporte… Cada minuto, una decisión. Algunos lo consideran estresante; otros, un privilegio»...
[+] En la boca del lobo
 --------

4 comentarios :

Titajú dijo...

Yo siempre he optado por la elección.
siempre supe que quería ser ama de casa y ocuparme de los míos, pero no quería que fuese una obligación y no quería quedarme con la duda. Hice mi carrera, hice mis másters, estudié mis idiomas y elegí la opción que siempre quise.
Soy afortunada; toda mi vida he podido elegir y eso me hace muy, muy feliz.
Te da esperanza y te dice que siempre hay una salida.

Marsu dijo...

Titajú, no nos importa tu vida. Que lo sepas.

yo dijo...

Marsu, no nos importa lo que te interesa o deja de interesar. Que lo sepas.

Titajú dijo...

Lo que no sé es para qué me leen algunos.
¡Ah, masoquismo! Se me había olvidado.
De todas formas puedes quedarte tranquilo, marsu: No suelo leer los comentarios de la gente, pero esta vez vi mi nombre escrito, y contesto porque yo también quiero que lo sepas.