AÑO VI

martes, 2 de junio de 2009

El salario del miedo

Escribe Arturo Pérez-Reverte:
[...] «Contagiados del putiferio nacional, algunos periodistas de infantería se curran hoy el estatus sin remilgos. Tal como está el patio, según el medio que les da de comer, se ven obligados a tomar partido, de buen grado o por fuerza, alineándose con la opción política o empresarial oportuna. Antes podían manipularte un titular o un texto; pero al menos lo defendías como gato panza arriba, ciscándote en los muertos del redactor jefe, que además era amigo tuyo. Un buen periodista podía pasar sin despeinarse de Arriba a Informaciones, o al revés. Lo redimía el higiénico cinismo profesional. Ahora, el salario del miedo incluye succionar ciruelos con siglas e insultar a los colegas como si la independencia personal fuera incompatible con el oficio. Secundar a la empresa hasta en sus guerras y disparates. Así, redactores culturales que antes sólo hablaban de libros o teatro escriben también columnas de opinión donde atacan a este partido o defienden a aquél; y hasta el becario que trajina noticias locales debe meter guiños en contra o a favor, demostrando además que se lo cree de verdad, si quiere seguir empleado»... [+] XLSemanal
--------

2 comentarios :

Juan dijo...

Y esto lo escribe uno que pone la mano palma arriba a la CAM.

Anónimo dijo...

Si te refieres a la Caja de Ahorros del Maditerraneo de Murcia, donde yo trabajo desde hace diecisiete años, te lo aclaro: cuando da conferencias lo hace gratis. No cobra, y en Cartagena tampoco. La verdad es que él ha dicho muchas veces que nunca cobra por esas cosas en ninguna parte, y nadie lo ha desmentido que yo sepa. Eso lo sabe aquí en Murcia todo quisqui. Pero si lo hiciera, estaría en su derecho y me parecería bien. Así que antes de calumniar, infórmate.