AÑO VI

viernes, 22 de mayo de 2009

«Una materia prima de muchos megatones»

 
Escribe Luis Pousa:
«Anda revuelto el patio de la prensa. A la crisis planetaria (esa en la que algunos ven los mismos brotes verdes que tal vez se hayan fumado previamente) se suman en los medios de comunicación el desplome de los ingresos por publicidad y la fuga de lectores desde el papel (o sea, apoquinando) a las pantallas (por el morro). Es complicado que alguien con menos de 25 tacos pague 1,10 euros por este artilugio llamado diario, porque la chavalada se lo papa gratis total en el ordenador, la PDA o el móvil y, además, actualizado en tiempo real, con vídeos, sonido, comentarios y toda la artillería multimedia.

Umberto Eco, que tiene más de integrado que de apocalíptico, ha pasado por Madrid para sentenciar: «Hegel dijo que la lectura de los diarios por la mañana eran el rezo matutino del hombre moderno, pero no sé si mi nieto querrá rezar de esa manera». No tengo ni idea de lo que va a pasar de aquí a tres años vista (ya no digamos más allá). Pero creo que los vaticinios que sobrevuelan nuestras cabezas son tan fiables como los pronósticos de los augures romanos cuando examinaban las entrañas de las aves para predecir el curso de una batalla.

Lo que sí tengo claro es que la principal herramienta de Internet, más poderosa incluso que las imágenes y el sonido, sigue siendo la palabra escrita. Así que habrá que darle a vueltas a la mollera para que este tinglado del periodismo siga funcionando, en el formato que sea, porque tenemos entre manos una materia prima de muchos megatones»... [+] Farrapos de Gaita
--------

2 comentarios :

Luis dijo...

Gracias, Nacho, por el enlace. A ver si entre todos salimos de este túnel. Muy bueno, por cierto, el post de Mechu que reproduces. Son las paradojas en las que casi nunca nos fijamos y que desvelan que las leyes no son todo lo coherentes que deberían ser. Un abrazo.

Nacho de la Fuente dijo...

Lo que es bueno es bueno. Y siempre será enlazado aquí bajo la etiqueta "Me gusta". Un abrazo.