AÑO VI

jueves, 2 de abril de 2009

Venga, pidan cabezas


El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Francisco Javier Vieira, ha reconocido que, en una comida con el secretario general del PP madrileño y consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, habló sobre el «caso Gürtel», aunque sostiene que el encuentro no fue secreto. «Yo no sé si en algún momento el tema de la conversación pudo salir, como recuerdo que hace pocos días tuve un desayuno con los periodistas y por supuesto que salió el caso Gürtel», ha dicho el presidente del TSJM...

Bien, mensaje recibido. Vamos a ver si nos enteramos. Un político queda con un juez para comer y resulta que éste reconoce que hablaron de un caso de corrupción que él mismo instruye y que afecta de pleno al partido en el que milita el político. Resumiendo: un alto cargo del PP se reúne con el nuevo juez del caso Gürtel. Bien. Pero vamos a ver, ¿no fue el propio PP el que montó en cólera porque el ministro Bermejo y el juez Garzón estuvieron juntos en una cacería? ¿No fue el PP el que consiguió la dimisión de ese ministro por las cosas que se pudieron haber hablado-negociado allí? Pues venga, señores del PP, actúen en consecuencia y pidan cabezas....
--------

10 comentarios :

Titajú dijo...

Hace mucho tiempo que me perdí en cuestione políticas, y llegué a la conclusión de que el poder destroza a la gente. Me lo habían dicho muchas veces, pero parece que por fin he aprendido la lección.

Nacho de la Fuente dijo...

Cierto Titajú, el poder destroza y ciega a la gente. Lo he comprobado en persona muchas veces y lo que cito en el post refuerza esa idea. Lógicamente no son así todos los políticos, pero la imagen que dan es justo esa debido a su cómplice silencio.

Félix Soria dijo...

Del PP cabe esperar lo que cabe esperar. Y el papel del PSOE es patético, sólo le falta pedir perdón por existir.

CHucky dijo...

¿Veremos el día en que los partidos políticos establezcan unas (digamos) "líneas de comportamiento" y las sigan independientemente de a quién afecten?

Me explico.
-En caso de que un juez se reúna con un político, pedir la dimisión del político y la inhabilitación del juez.
-En caso de que se filtren datos de un proceso que inculpen a un político, dimisión.
-etc.

Pero publicado, escrito, rubricado, con luz y fotógrafos. Para que luego no puedan decir eso de "hombre, es que...".

Bah... iluso soy :-P

Tercera Opinión dijo...

Creo que necesitamos una limpieza y sobretodo eliminar a la gente que no sirve para nada.

Yo, lanzo mi propuesta:

http://www.terceraopinion.net/2009/03/29/un-ere-en-el-congreso/

Un saludo.

moncho dijo...

Yo me pierdo un poco porque no entiendo por qué un político y un juez no pueden cenar juntos. El caso de Garzón y Bermejo era un poco diferente, pues el caso que estaba instruyendo el juez era sensiblemente político. ¿Es acaso este juez el encargado de instruir o juzgar el caso Gurtell? Si fuese así tendríais razón, si no lo es entonces no es comparable.

subasta a la baja dijo...

Blog interesante!

Nacho de la Fuente dijo...

Moncho, he completado el post para que se entienda: el político del PP (Francisco Granados) se reunió con el nuevo juez del caso Gürtel. Por eso este caso es prácticamente igual al de Bermejo-Garzón, con la diferencia de que esta reunión fue a solas mientras que a la polémica cacería de Bermejo y Garzón asistieron unas 50 personas.

CHucky dijo...

@Nacho y @todos en general: no hay diferencias (no podemos permitirnos el lujo de hacer diferencias). El hecho es el mismo: un político se reúne con un juez.

Por supuesto, nunca hay dos situaciones totalmente iguales.

En el caso Garzón-Bermejo, el juez estaba llevando adelante un proceso contra el partido opositor al del político.
En el caso Vieira-Granados, el juez deberá dirimir un proceso en el que están involucrados miembros del partido del político.

En el caso Garzón-Bermejo, el juez estaba instruyendo el proceso, recopilando datos y pruebas.
En el caso Vieira-Granados, el juez tendrá la última palabra sobre el proceso.

El caso es que... el caso, en ambos casos, es el mismo: el caso Gürtel.

Y los políticos se dedican nuevamente a su juego favorito: el "¡y tú más!"

Corregidme si me equivoco.

moncho dijo...

Lo he visto en los periódicos digitales despues de hacer la entrada anterior. Este Granados tiene un morro que se lo pisa. Me uno desde ahora a los que piden cabezas.