AÑO VI

miércoles, 1 de abril de 2009

La r-evolución pasa factura

Los teletipos no paran de escupir estas semanas pésimas noticias sobre la crisis de los medios. Una ola gigante de EREs, despidos improcedentes, prejubilaciones, convocatorias de huelgas, cierre de diarios de papel [e incluso digitales], desplome en la facturación publicitaria, deudas milmillonarias, crisis de contenidos y de audiencias... Muchas veces entran ganas de no ver los resúmenes de prensa o ciertas webs o blogs en los que sabes que cada día te vas a desayunar una noticia negativa sobre el sector periodístico. La intensidad es tal que ahora mismo esas malas nuevas las desayunamos, las comemos, las merendamos y las cenamos. Incluso las picamos de madrugada cuando deambulamos por casa. A todas horas surge en cualquier lugar del planeta un jodido dardo en forma de despidos masivos o quiebras en el sector mediático. Sólo en España se calcula que un 25% de los periodistas se han ido o se irán a la puñetera calle.

La cosa pinta francamente mal. Y lo peor, ningún gurú o experto en esto de la comunicación sabe realmente qué hay que hacer. Toda la teoría se desploma cuando baja a pie de calle, creando un estado de desánimo sin precedentes en todas las redacciones. Todo ello es la cara factura de esta r-evolución comunicativa que estamos padeciendo y que pide a gritos esa reinvención integral de los medios, esa palabra bonita que nadie, absolutamente nadie, sabe darle forma. Toda una cuadratura del círculo que se resolverá con el tiempo, ese juez supremo que quita y da razones. Ese juez que, de camino, cierra miles de ilusiones.
--------

0 comentarios :