AÑO VI

martes, 24 de marzo de 2009

Extraña tarde


Tarde del 23 de marzo del 2009. Es decir, ayer lunes. Una extraña tarde en la redacción. Hacía tiempo que no soportaba horas y horas de parón informativo en los teletipos, en los diarios digitales o en las callejuelas de la Red. Ni siquiera había sucesos. Ni siquiera los blogs que sigo o el inquieto Twitter tenían casi vida. Unas horas de sosiego informativo, de muy poca conversación, de tedio profesional mientras las bolsas mundiales se disparaban ante el plan de ayuda de Obama a los bancos en EE.UU. Una calma chicha que se agradece y al mismo tiempo sorprende en estos inquietos tiempos de hiperactividad informativa. De cefaleas por tanta saturación de noticias. Extraña y quieta tarde. Como si el mundo hubiese frenado por unas horas su autogiro. Como esa calma que precede a una gran tormenta...


--------

0 comentarios :