AÑO VI

lunes, 26 de enero de 2009

111 kilómetros por hora

Esa es la velocidad de la ráfaga de viento que derribó el polideportivo de Sant Boi de Llobregat (Barcelona) el pasado sábado causando la muerte de cuatro niños. Cuando escuché ese dato hoy en un telediario me quedé patidifuso. Cómo es posible que en el 2009 un polideportivo se venga abajo por una leve ráfaga de viento como esa. Estamos en el país de las polichapuzas y a buen seguro que esa instalación no reunía un mínimo de seguridad para que sus muros no cayesen como un simple dominó. A unos metros de mi casa (Barrio de Los Rosales, en A Coruña) están construyendo desde el pleistoceno y a paso de tortuga un polideportivo frente al bravo mar Atlántico. Esperemos que sus muros enladrillados nunca se vengan abajo en cuanto la madre naturaleza se ponga algo farruca. Ya que la obra lleva casi un año parada podrían echarle un vistazo a ver si realmente es segura para estas ciclogénesis explosivas. Conviene decirlo porque convendrá que alguien poderoso y locuaz en sus promesas dé una simple orden que evite lo evitable. ¿No?

--------

4 comentarios :

Rancilio dijo...

De hecho, a este paso el de nuestro barrio será el polideportivo más seguro del mundo, pues nunca se acabará y nadie lo usará.

Anónimo dijo...

He oído rumores (interesados: TeleMadrid) que hablan de que el polideportivo de Sant Boi tenía concedida una partida de 1.5 millones de euros en 2007 y que dicha partida ha "desaparecido".

Repito: lo he oído en TeleMadrid, lo cual indica que, si bien puede ser verdad, también puede estar (digamos) "interpretado"...

Estaría bien que algún periodista le echase valor.

P.D: perdón por firmar como "anónimo".

Anónimo dijo...

No creo que 111 kilómetros por hora sea un viento leve, visto la cantidad de destrozos que ha dejado en Cataluña, no sólo ha destruido un polideportivo sino que se ha llevado más de una casa, árboles y torres de alta tensión.

Ahora bien, tampoco estoy muy seguro que arquitectos y constructores les preocupara mucho el viento cuando se pusieron a construirlo.

Saludos.

Aldabra dijo...

encoge el corazón.

bicos,