AÑO VI

viernes, 19 de diciembre de 2008

Querido Papá Noel...

El correo electrónico hierve en la antesala de la Navidad con las felicitaciones. También con irónicas cartas. La mujer que más quiero en este mundo me envía este realista e-mail:

«Querido Papá Noel: Te escribo esta carta con un lápiz rojo de mi hijo, en el dorso de un recibo, sentada al lado de la lavadora entre un lavado y otro, y quien sabe cuando volveré a tener un poco de tiempo libre en los próximos 18 años. He sido una buena madre durante todo el año. He alimentado, lavado y cuidado a mis hijos cada vez que lo han necesitado. He visitado al pediatra muchas más veces de lo que he visitado a mi propio médico. He vendido sesenta y dos cajas de barritas de chocolate para lograr el dinero para plantar un árbol que dé sombra en el patio de la escuela. Pensaba que quizás, visto que no te he pedido nunca nada, esta Navidad podrías traerme algunas cositas. Aquí tienes mis deseos:

Me gustarían un par de piernas nuevas que no dolieran (cualquier color va bien menos el morado, de esas ya tengo) y unos brazos que no dolieran y fueran lo suficientemente fuertes como para apartar a mi hijo del estante de las golosinas, mientras hace una rabieta en medio del supermercado. También quisiera una cintura, ya que en algún lado perdí la que tenía, hacia el séptimo mes de mi último embarazo. También me gustarían unas ventanas resistentes a las huellas, una emisora de radio que sólo ponga música para adultos, una televisión que no contenga solo programas de animales que hablan, y un rinconcito secreto detrás de la nevera donde poderme esconder para hablar por teléfono.

En el aspecto práctico, quisiera una muñeca que hable y diga, 'Sí, Mamá' para ayudarme en mi autoestima como madre, junto con dos niños que no peleen, y tres pares de vaqueros que se abrochen sin necesidad de tanta fuerza. También me gustaría una grabación de monjes tibetanos cantando 'No comer en la sala' y 'Quítale las manos de encima a tu hermano' ya que mi voz parece estar fuera del alcance auditivo de mis hijos y puede ser escuchada solo por el perro.

Sería maravilloso si hicieras que mis hijos ayudaran en casa sin necesidad de pedir dinero a cambio. Si fuera tarde para encontrar todo esto, quisiera al menos el tiempo suficiente para cepillarme los dientes y peinarme (todo en la misma mañana), o el lujo de sentarme y comer la comida caliente, no a temperatura ambiente, sin que tenga que comerla del mismo Tupperware. Seria demasiado pedir que pudiéramos llamar 'verduras' a la salsa de tomate? Me ayudaría a tener la conciencia en paz.

Bueno, Papá Noel, la alarma de la secadora me indica que ha terminado su ciclo y mi hijo se ha dado cuenta que estoy aquí encerrada. Creo que quiere que le devuelva su lápiz.. Que tengas un buen viaje y recuerda sacarte tus húmedas botas antes de entrar. Puedes comerte las galletas que te dejamos en la mesa, pero cuidado con echar migas a la alfombra. Con cariño... MAMÁ!!»
[Gracias Arancha]
--------

4 comentarios :

PMM dijo...

Querido Papa Noel:
Por favor, como es mejor pedir para los demás que para uno mismo, que se cumplan los deseos de la mujer que más quiere este señor de La Huella Digital. Y de paso a mí algo parecido.
Un abrazo,
pmm

Anónimo dijo...

Muchas gracias por tus buenos deseos
La mujer....

Titajú dijo...

¡Pobre! ¡Y pensar que no le va a hacer ni caso!
Yo le le he pedido a los Reyes un broche en sustitución del que metí en la lavadora (si es que mi cabeza...) o en su defecto, que me arreglen el moribundo.
Y pienso que puedo tener más suerte. Porque ya sé que los Reyes son magos, pero no hacen milagros

Cris dijo...

Caso le harán, lo malo es que será cuando peine canas, yo pedia cosas parecidas cuando mis "fieras" eran peques y poco a poco van haciendose realidad mis deseos.
Feliz Año y recuerda que son pocos y... pequeños.

p.d. Mis hijos tienen 28, 25 y 23 añitos de ná.