AÑO VI

viernes, 26 de diciembre de 2008

El negocio del viento

Galicia está a punto de vivir hoy un reparto de los que hacen historia a costa del milmillonario negocio de la energía eólica. En el epicentro de la polémica está el BNG, un partido que decidirá las adjudicaciones unilateralmente sin contar con su socio socialista en el bipartito gallego. Se puede decir más alto, pero no más claro. Pasen y lean:

Escribe Luís Ventoso: «Durante el mandato de Fraga las concesiones eólicas fueron, con razón, piedra de escándalo. Algunas acabaron en la Fiscalía y muchas licencias se revendieron al instante, enriqueciendo a los agraciados a cambio de una aportación nula al país. Pero hoy, cuando va a repartirse el mayor negocio público de la historia de Galicia, las promesas de regeneración no se han cumplido:

Reparte el minoritario de espaldas a su socio. La dinámica del bipartito ha hecho que sus consellerías acaben funcionado como compartimentos estancos, en los que el otro socio no entra. Hay carteras que no tienen como referente al único presidente formal de Galicia. El resultado de esa anomalía es que el BNG, tercera fuerza con el 18% de los votos, pretende repartir en solitario los 2.325 megavatios que darán lugar a un negocio de 5.500 millones de euros (casi un billón de pesetas). El partido minoritario decidirá la mayor adjudicación pública de la historia de Galicia sin admitir opinión ajena alguna. Además, lo hace con las elecciones ya convocadas»... [+] La Voz de Galicia
Foto: C. Queijeiro
Actualización | Reacciones

3 comentarios :

Lamia dijo...

Llego un poco tarde y a destiempo a desearte una Feliz Navidad.

Titajú dijo...

Es que el nacionalismo se llama nacionalismo, pero en realidad es una dictadura, ruda y cruda con nombre encubierto.

Anónimo dijo...

“Los miembros de una sociedad en la que exista una sólida ética del trabajo tendrán más bienestar material que los de una sociedad en donde esa ética sea débil o no exista”. Así comienza un delicioso opúsculo publicado en 1995 por el Premio Nobel James M. Buchanan, en el que reflexiona sobre el papel de la ética en el progreso económico.

Buchanan, como se sabe, es el referente principal de la llamada teoría de la elección pública, que viene a ser una especie de viaje al interior de los factores que explican el funcionamiento del Estado. El economista estadounidense parte de una hipótesis para su trabajo. El funcionario público se comporta como un ser racional y, por lógica, tenderá a sacar el máximo provecho de su cargo. Por lo tanto, hará todo lo que esté en su mano para ser reelegido, ya que está convencido de que su continuidad es la mejor garantía para el funcionamiento correcto de las cosas. Llegará, por lo tanto, al extremo de buscar primero el interés propio y, en segundo lugar, el interés general, toda vez que éste dependerá de su propia reelección. Un caso práctico puede explicar mejor que nada esta teoría. O sea, os recomiendo que sigáis este tema desde el principio porque es clavadito a la teoría que nos legó Buchanan.

Un saludo.
Erasmo