AÑO VI

lunes, 17 de noviembre de 2008

Paraguas cerrados

Cae otro gigante inmobiliario en España a las puertas de acabar el fatídico 2008: El grupo Tremón se declara insolvente al no poder pagar una deuda de 900 millones. A final de año, cuando se presenten los balances del temido segundo semestre, más de uno tendrá tiempo suficiente para pelar y sacar todas las pepitas de las uvas con las que "celebrará" la entrada de un 2009 plagado de incógnitas e incertidumbres económicas. Tras la reunión del G-20 --llena de sonrisas, poses fotográficos, buenos menús y comensales de postín-- queda por ver si lo acordado es efectivo o puro humo. Veremos si esas intenciones no concretadas son, o no, simple agua de borrajas para intentar refrescar el calentón socioeconómico que estamos viviendo.

Finaliza un año con el paro disparado, los precios que se salen de las gráficas, las facturas multiplicándose en nuestros buzones, una crisis psicológica todavía más profunda que la real y la sospecha de que los bancos nos volverán a insultar presentando unos beneficios de viva la vida para uso y disfrute de los que chulean de megacontratos y megacoches blindados. Ya lo decía mi abuelo materno: «Los bancos prestan paraguas sólo cuando no llueve; y cuando hay chaparrón cierran los paraguas»... Así estamos, con una tormenta de vértigo, empresas en [o al borde de la] quiebra, bolsillos agujereados e hipotecados hasta más no poder y bancos repletos de avaricia. La misma avaricia que ha originado todo esto... Feliz lunes.

--------
--------

3 comentarios :

Titajú dijo...

Gracias. Así da gusto empezar la semana.

SolraC dijo...

Yo creo que el problema de esta gente es que la avaricia ha roto el saco. Seguro que se forraron a costa de muchísimas personas y ahora lo están pagando. Lo que deberían de ser es más honestos, y entonces las cosas irían mejor.

Te invito a ver el resumen de la visita del vicepresidente del CGPJ en mi blog :)

Rafael Valderrábano dijo...

Algo parecido a lo de tu abuelo, nos enseñó Enrique Fuentes Quintana en la carrera: "El negocio de los bancos está basado en principios bíblicos... (murmullos de sorpresa y caras de incredulidad en la clase)... No, no se sorprendan ¿no recuerdan aquello de "Al que tiene, se le dará y al que no tiene,se le quitará"..."

Si lo pensamos bien, ese ha sido el fallo: se le ha dado al que no tiene, pensando en que tendría y al final no tuvo.

Y al que tenía (cuenta correntistas, ahorrradores...) se le ha quitado.

Tiempos verbales y tiempos bíblicos.