AÑO VI

lunes, 3 de noviembre de 2008

Curas de humildad

A ver si estas Navidades y Año Nuevo, aparte de cumplir esa eterna promesa de dejar definitivamente de fumar, nos ponemos de acuerdo en hacer regalos conjuntos a los hijos, sobrinos, primos y demás masa de locos bajitos. Por su educación y porque nuestros minipisos no se llenen de juguetes absurdos y, tantas veces, gritones. Nadar en la abundancia y los caprichos acelera los niveles de imbecilidad de los más pequeños --también de sus padres-- que se están perdiendo esa alegría de conseguir algo por méritos propios. Lo bueno de las crisis son sus curas de humildad paralelas, que nos recuerdan muy de vez en cuando que somos unos privilegiados. Y es buena época para medir los bolsillos, porque el espíritu de fondo de la Navidad es radicalmente opuesto al feroz remolino de la sociedad de consumo, que tanto atrapa y ahoga.
--------

5 comentarios :

migramundo dijo...

Tu texto está lleno de sentido común. Lo malo es que todos los años leo y escucho cosas semejantes (no lo digo por ti), y todos los años se baten nuevas marcas en ventas y consumo de esto y aquello. Una de dos: o la gente es muy cínica o la publicidad muy irresistible. Unha aperta.

pmm dijo...

Coincido con Migramundo. cada año recordamos el consumismo exagerado de la Navidad, pero nuestros hijos siguen recibiendo miles de regalos. Quizá este año la crisis sea una buena excusa para reducir el gasto innecesario.

Anónimo dijo...

Nachiño a ver si este año conseguimos que esto sea así y que de verdad el espíritu de la Navidad se traduzca en pasarlo con la familia de la forma más sencilla posible . Dejemos a un lado el consumismo y el que quiera gasta que se lo dé al que mas lo necesita y así no se perderá ese espíritu que apra eso es para no olvidarse de aquellos que lo pasan mal en esa fechas y todas las demás, menos hipocresía....y más práctica señores/ras

besiños

Nacho de la Fuente dijo...

A ver, a ver... ya sé que son ideas un poco utópicas, pero pienso plantearlo en mi familia ya que son muy fáciles de llevar a cabo. Creo que este año difícilmente se batan marcas en ventas. El ritmo consumista de antaño es una de las causas de esta crisis de la avaricia.

Lamia dijo...

Mi loco bajito este año me ha pedido una guitarra... Lleva un montón de meses detrás de ella. Creo que se lo ha currado bastante... Pero con esto de la crisis no sé si podrá llegar. Ya os contaré.