AÑO VI

lunes, 24 de noviembre de 2008

Cambalache


Que el mundo fue y será una porquería ya lo sé...
En el quinientos seis
y en el dos mil también.
Que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
valores y dublé...
Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldá insolente
ya no hay quién lo niegue.
Vivimos revolcaos en un merengue
y en un mismo lodo todos manoseaos...

¡Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor!...
¡Ignorante, sabio o chorro,
generoso o estafador!...
¡Y todo es igual!
¡Nada es mejor!
¡Lo mismo un burro
que un gran profesor!
No hay aplazaos
ni escalafón,
los inmorales
nos han igualao.
Que uno vive en la impostura
que otro roba en su ambición,
¡da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón!...

¡Qué falta de respeto, qué atropello
a la razón!
¡Cualquiera es un señor!
¡Cualquiera es un ladrón!
Mezclaos con Stavinsky va Don Bosco
y "La Mignón",
Don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín...
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remaches
vi llorar la Biblia
contra un calefón...

¡Siglo veinte, cambalache
problemático y febril...
El que no llora no mama
y el que no roba es un gil!
¡Dale nomás! ¡Dale que va!
¡Que allá en el horno
se vamo a encontrar!
¡No pienses más séntate a un lao,
que a nadie importa
si naciste honrao!
Que es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de las minas,
que el que roba, que el que mata
o está fuera de la ley.

Enrique Santos Discepolo, 1934.
 
 --------

7 comentarios :

Titajú dijo...

Los conserjes de cierta universidad que yo me sé no quieren hacer su trabajo porque dicen que los profesores no hacen nada y que lo hagan ellos. Así, los profesores tienen que perder el tiempo haciendo fotocopias, buscando llaves para abrir laboratorios y trasladando material porque todo el mundo es igual: los profesores curran; los conserjes, leen el "hola".
Y no les digas nada.

Nacho de la Fuente dijo...

La vida misma. Ya lo dice ese tango:

¡Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor!...
¡Ignorante, sabio o chorro,
generoso o estafador!...
¡Y todo es igual!
¡Nada es mejor!
¡Lo mismo un burro
que un gran profesor!
No hay aplazaos
ni escalafón,
los inmorales
nos han igualao...

PMM dijo...

Pues yo me resisto. Si no sería darles la razón.

matapoollos dijo...

¡Pues estamos en el siglo XXI!

...Y desde este conventillo se ve el mismo peringundín.
¡Hay que cogerse!

¡Gardel. resucita y cántanos otra igual! Total, seguimos lo mismo...

lys dijo...

Pues qué verdad tan tremenda, se nos a recortado hasta la cena de empresa.

Ya me veo llevándome el papel higiénico a la ofi. Mientras que los pepeses y los peseoeses juegan a los dardos. Los demás partidos, todos haciendo arreglitos a sus chalets, ahora que tienen a los albañiles baratos, y es que...

Saludos

Gustavo Flores dijo...

Te faltó poner el autor del tango. Letra y música: Enrique Santos Discepolo, 1934.

Nacho de la Fuente dijo...

Gustavo, ya lo he puesto. Gracias por tu aportación.