AÑO VI

jueves, 30 de octubre de 2008

Una palabra, por favor

“Los gays pueden casarse, pero que a eso no lo llamen matrimonio”

► ► La Reina Sofía en el libro "La Reina muy de cerca" (Editorial Planeta)

[Vía El País]

Cuánta razón. Aquí ya se dijo hace casi cuatro años años: Hay que inventar una palabra:
«Hay que inventar ya una nueva palabra. Según explica la Real Academia Española, el término matrimonio (procedente del latín matrimonium) quiere decir «unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales». Actualmente se usa con demasiada soltura este vocablo para referirse a las uniones homosexuales. Y es totalmente incorrecto. Tampoco podemos usar boda («Casamiento y fiesta con que se solemniza») porque lleva la palabra casamiento («Contrato hecho con las solemnidades legales entre hombre y mujer, para vivir maridablemente»). Menudo lío. Si debemos respetar la libertad individual y la intimidad de las personas, también debemos salvaguardar el buen uso del lenguaje. O la otra opción, que la RAE revise su diccionario».
Actualización
La Casa del Rey explica que el libro de Pilar Urbano no refleja con exactitud las palabras de la Reina. En mi humilde opinión esto es una marcha atrás forzada. Por dos razones fundamentales: ese libro está leído y requeteleído por la propia Reina y, en segundo lugar, las reacciones adversas han forzado una corrección que se inclina más a lo políticamente correcto que a la veracidad de lo escrito. La que queda en tela de juicio es la periodista autora del libro, Pilar Urbano, víctima del último "quedabien" de la Casa Real.

Actualización
Como bien apunta un lector en un comentario, si la Reina hubiese dicho lo contrario sus ahora detractores defenderían con uñas y dientes su derecho a expresarse libremente. Sin duda.
--------

11 comentarios :

Anónimo dijo...

Cierto como la vida misma.

Alejandro

José Luis dijo...

Lo primero que pensé al oír esta mañana la noticia fue que la reina había estado valiente y políticamente incorrecta.

Suponía que le iban a llegar algunos palos desde algún medio pero por ejemplo los políticos no se mojarían, y más o menos ha sido así.

Lo malo es que si hubiera dicho "los gays pueden casarse, me parece muy bien" los que ahora critican porque consideran que no debe opinar hubieran aplaudido.

Nacho dijo...

Completamente de acuerdo José Luis. Si fuese al revés, estarían defendiendo el derecho de la Reina a expresarse libremente. Un saludo.

Anónimo dijo...

A mí me parece mal que diga lo que piensa, sea lo que sea. Especialmente por que se trata de una institución no elegida democráticamente y por tanto, no debe inmiscuirse en ningún tema político o de debate social. Es tirar piedras contra su propio tejado. Yo siempre he sido republicano de corazón, pero toleraba la monarquía que tenemos en España, desde ayer, soy un republicano convencido.

En cuanto a la denominación de los matrimonios gays, siempre he pensado que los que se centran en la palabra, es porque no tienen argumentos para manifestarse en contra aunque en el fondo es lo que piensan.

¿Tanto denigra a la palabra matrimonio el que se casen dos personas del mismo sexo? ¿Los que defienden eso también defienden que se cambien otras palabras como patrimonio o solo ésta? Y si lo que pasa es que no se quiere que se confunda el matrimonio civil con el religioso ¿propondrían un cambio de nombre para el civil, sea cual sea el sexo de sus contrayentes? Si fuera así, yo estaría de acuerdo, pero diferenciar por diferenciar, solo conduce a separar algo que es lo mismo, el amor entre dos personas.

Anónimo dijo...

"Hay que inventar una palabra". ¿Es matrimonio una palabra de uso exclusivo para los creyentes? ¿Estás a favor de cambiar también el nombre del matrimonio civil, Nacho? ?O sólo el de homosexuales?

Nacho dijo...

No lo digo yo. Según explica la Real Academia Española, el término matrimonio (procedente del latín matrimonium) quiere decir «unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales». Es lo que hay.

Anónimo dijo...

La Real Academia de la Lengua está constantemente introduciendo cambios, nuevas palabras y ajustando los significados. Ese argumento a mí no me sirve, salvo que sea el único en el que parapetarse en contra de los matrimonios homosexuales sin parecer un intolerante.
¿Nos ponemos a buscar en el diccionario el origen de todas las palabras? Seguro que nos llevaríamos muchas sorpresas sobre lo que han cambiado con el paso de los siglos.
E insisto, el que defiende ese argumento por cuestiones religiosas, si fuera honesto, propondría una denominación diferenciada de la religiosa para TODAS las uniones civiles. De lo contrario, sigo pensando que lo que hay detrás de toda esta polémica, es un intento de restarle valor sentimental y amoroso al que se profesan dos personas del mismo sexo.

Anónimo dijo...

Tú lo has dicho, Nacho, la RAE debería revisar su Diccionario.

...Y el Real matrimonio, sus asuntos y Pilar Urbano, sus intenciones.
Saludos. Matapollos.

Ártabro dijo...

La Casa Real ofrece la más inexacta explicación de exactitud.

Pues mira por donde, estoy completamente en desacuerdo con José Luís y con Nacho, en relación a sus juicios apriorísticos sobre lo que pudieran decir todos los que consideran que la reina no debe opinar, precisamente porque hace juicio de lo no dicho, luego como opinión refleja solo la forma de pensar del opinante, no del enjuiciado, que no sabemos lo que diría.

Toni1004 dijo...

Ya se que llego tarde a esta polémica, pero yo me hago una pregunta...

¿Más de 30 años de Monarquia, sin sacar los pies del tiesto, y ahora va y se saca eso de la chistera?

Yo creo que sus palabras en verdad se han tergiversado. No me creo que toda la vida hayan aceptado los dichos del parlamento y que ahora se confiesen de una manera tan clara en contra de algo.

¿Alguna vez hemos visto a los reyes posicionarse en cualquier cuestión que tuviera que ver con al política o sus leyes?

Yo creo que, o la periodista escuhó eso de su boca en una conversación informal que no estaba destinada a ser reflejada en el libro y decidió publicarlo, o se lo ha inventado para hacer publicidad de su libro.

Creo que la Reina puede pensar lo que quiera, pero no creo que sea ni su deber ni su derecho hacer públicas esos pensamientos.

No se, tu me dirás.

stygyan dijo...

José Luis, creo que te equivocas. Si la reina hubiera dicho "está muy bien que los gays se casen", no le hubiera echado ni cuenta. ¿Por qué? Porque es de lógica. Porque no entiendo porque esa manía de impedir que nos casemos.

Yo imagino que es lógico pensar lo contrario, porque no hacemos daño a nadie (somos adultos, y lo hacemos consensualmente). Sin embargo, cuando alguien que supuestamente representa a España da una opinión tan reaccionaria, y que está prácticamente en contra de los derechos de un gran porcentaje de españoles, es totalmente lógico que nos enfademos.

No me iba a caer mejor esta señora (una parásita y un anacronismo, a fin de cuentas) por opinar a favor de mi posible matrimonio, pero lo que sí es cierto que ahora me cae incluso un poquito peor.

De todas maneras me alegro de que haya opinado. A ver si con este tipo de opiniones anacrónicas, la gente se da cuenta que la monarquía no es sino una institución anacrónica sin razón de ser en el siglo XXI.