AÑO VI

viernes, 10 de octubre de 2008

A por la mayoría absoluta

[...] «debe quedar muy claro que vamos a defender la ley de normalización y el Estatuto, pero a la vez derogaremos el decreto del gallego en la enseñanza cuando volvamos al Gobierno, porque ni es positivo ni tiene en cuenta la opinión de los padres».
►► Alberto Núñez Feijoo, presidente del PP gallego, en una entrevista hoy en La Voz de Galicia
--------

2 comentarios :

Iam dijo...

Éste es el “serio” compromiso que tiene el PP, nunca defender nada que pueda comprometer la ocasión para que la ansiada poltrona no se le escape de las manos. Parece que la reprimenda del líder del BNG surtió efecto: “Cómprelles un radical cambio de rumbo se non queren tornar en seres estraños na súa propia terra". En el fondo está latente la oportunidad de que el Bloque y el PP se entiendan cuando la ocasión lo permita, y la vocación de gobierno de esta derecha de esmerada higiene bucal es determinismo puro, condición heredada de tiempos “gloriosos”, a los que ahora hace frente lavando su cara siendo dulcemente aquiescente con aquellos que los humillan todos los días, siendo incapaces de ofrecer una propuesta sensata propia del siglo XXI, que exige la abolición de las diatribas “legales” que la imposición lingüista nacionalista obliga. En una entrevista Núñez habló de una Galicia con “bilingüismo cordial”, será lo mismo de siempre, tolerar lo que le echen para no desarraigarse en un contexto nacionalista al que nunca ha pretendido enfrentarse. Querida Rosa, sólo quedas tú como garante en la defensa de esos principios universales a los que ninguna nación europea renunciaría, a las mínimas garantías de libertad e igualdad de derechos que las definen, lejos de las estrategias de rentabilidad del voto que tanto preocupa ahora al PP, sumido en el pragmatismo multiétnico que ahora impone la moda.

Félix Soria dijo...

Teño a convición de que o thai non tería éxito en Galicia como língua comercial. E coido que o Estatuto de autonomía do Peloponeso é fundamental para o desenvolvimento da economía de Costa Rica.
Con esas dos premisas y otras tanto o más ocurrentes se puede conseguir mayoría absoluta.