AÑO VI

miércoles, 9 de julio de 2008

Nos apetece

[...] «a diferencia de los redactores de un medio tradicional, por lo general los bloggers escribimos de lo que nos apetece, cuando nos apetece, y porque nos apetece, y eso se nota en el cariño que se le pone y los lectores, que no son tontos, acaban también por notarlo»...

Wicho, coautor del blog Microsiervos en su artículo De la Universidad a los medios.

LHD :: Porque me da la gana

4 comentarios :

Luis Pousa dijo...

Efectivamente, Nacho, como dice el amigo Wicho, con el que compartí tiempos duros (pero también divertidos) en otro periódico, en los blogs se nota mucho ese cariño. Era lo que hablábamos el otro día, que, como a los futbolistas, se nos nota cuándo nos lo estamos pasando bien, que suele ser también cuando mejor jugamos/escribimos.
Un abrazo!

Nacho de la Fuente dijo...

Luis, algún día hablaremos de Wicho en nuestros tiempos Mac en Pocomaco. Yo, en concreto, entre 1990 y 1995. Aprendí mucho.

Wicho dijo...

Pues no sería de mí ;-P

Por cierto que me sorprendió (o no tanto) la actitud un tanto rancia del conferenciante anterior a mi mesa, Luís Álvarez Pousa, que vino a acabar diciendo que la sociedad no puede fiarse de lo que encuentre en Internet y que los periodistas son los intermediarios necesarios para decirles lo que es cierto o no. WTF!!!

También me sorprendió que la directora del curso nos dijera que no consigue hacer arrancar un proyecto de blogs en la universidad porque, si no la entendí mal, no consigue convencer a los involucrados de que estos pueden llegar a tener credibilidad.

Yo le comenté que la credibilidad en Internet se gana a pulso, que es una meritocracia, y ella me replicó que lo ve muy complicado, que en el MundoReal™ cabeceras como El País o La Voz tienen la credibilidad que tienen por ser quienes son!

Doble WTF!!!

Nacho de la Fuente dijo...

Wicho, todo un honor leerte en esta leira blogosférica. Como en casi todo, es cuestión de tiempo, ese juez supremo que quita y da razones. Los ataques a Internet obedecen al nerviosismo reinante en cierta vieja guardia periodística, que comprueba atónita que el discurso informativo ya no les pertenece sólo a ellos. Y eso duele, claro. Y con respecto a la credibilidad informativa, pues qué quieres que te diga que no puedas ya imaginar. En boca cerrada no entran moscas y mejor ni abrirla.

Saludos.