AÑO VI

jueves, 17 de julio de 2008

La libertad de vivir (II)


Ahí viene la segunda parte de un problema, y esperemos que no resucite la policrispación de antaño: Iñaki de Juana Chaos se declara en huelga de hambre indefinida. Otra vez. El etarra critica la «campaña mediática» iniciada en su contra y contra su familia, así como la «política de excepción» que se «impone» a los presos de ETA... Mejor no gastar más neuronas en analizar las presuntas intenciones de este presunto asesino. Llega con copiar y pegar lo que se publicó en este blog en febrero del año pasado, en el post La libertad de vivir:



[...] «Al menos él tiene la libertad de comer o no comer, la libertad de hablar o callarse, la libertad de pensar lo que quiera, la libertad de cagarse en quien quiera. Tiene la libertad de vivir. No así sus 25 víctimas mortales, que ya no están aquí por obra y gracia de su desmedido odio».

5 comentarios :

José Luis dijo...

¿Pero esta vez la huelga de hambre va en serio? Le quedan quince días de cárcel, en quince días perderá unos kilos (en esta época también conocido como operación bikini) y ¿luego qué?

Tengo la sensación de que ahora no tiene tanta fuerza como antaño, en aquel entonces el gobierno estaba interesado en que no muriera, ahora creo que le da exactamente lo mismo. Allá él. Es su problema.

Nacho de la Fuente dijo...

José Luis, es otra patraña más de este terrorista convencido. Lo malo es que en estos pocos días que le quedan en prisión --quedará en libertad el 3 de agosto-- conseguirá mucha publicidad mediática, la que tanto le gusta a ETA.

Titajú dijo...

Tengo la solución. Que trasladen su celda al lado de la cocina, y que es dediquen a cocinar pastelitos y empanadas varias (vaya, como en la sección de repostería de Carrefour). Le dura la huelga lo que a mí 10 euros en la pescadería.
O que se muera de asco, que es de lo mismo que están muriendo todos los familiares de sus víctimas.

Aldabra dijo...

es un hombre patético y con una desvergüenza tan grande que no sé como no le aplasta para siempre jamás...

como titajú, ojalá se muera revolcado en su propio asco y en el asco de todos los que le despreciamos.

bicos,
Aldabra

peter pan dijo...

No sé cuál es el peor crímen de ETA, pero produce repugnancia ver como no sólo matan a la gente sino también al medio básico de comunicación entre la gente: el lenguaje.

Llaman asesinos a las víctimas, fascistas a los demócratas y se permiten mofarse y amedrentar a los familiares de los asesinados.

Veinticinco muertos a sus espaldas y aún se atreve a abrir la boca.