AÑO VI

jueves, 10 de julio de 2008

El tercer o cuarto mundo están ahí al lado


GRAN IMPOTENCIA. Mueren quince inmigrantes, entre ellos nueve niños, en una patera localizada en Almería. Los 34 supervivientes, 19 varones, 13 mujeres --al menos tres de ellas en estado de gestación-- y un niño, soportaron más de cinco días en alta mar. La inmigración forzosa se repite tan a diario que nos estamos acostumbrando a una lacra social y humanitaria que no tiene freno. Cantidad de noticias sobre pateras pasan de largo todos los días por las redacciones. Sólo nos detenemos cuando la tragedia se lleva por delante vidas humanas, y a más cantidad de muertos más ancho de columna informativa y más cuerpo en los titulares. El caso de esta madrugada nos vuelve a recordar que el tercer o cuarto mundo están ahí al lado. Nos advierte otra vez que ellos ven por televisión nuestras grandezas materiales, nuestro fútbol o nuestras calles y suspiran por dejar atrás su miseria diaria. Y lo intentan cuantas veces sea posible. Aunque les cueste la vida. Una impotencia escribir sobre esto, mientras discutimos nuestra crisis o si compraremos el iPhone de color negro o blanco. Exactamente esos colores siguen marcando fronteras y pintando destinos. Y el de esta gente sigue siendo muy negro.




Foto: Carlos Barba (Efe/La Voz de Galicia)






5 comentarios :

Chela dijo...

Impotencia escribir sobre ésto, dices.Yo añado, impotencia al comentar...¿Qué podemos hacer nosotros además de prestar nuestro apoyo a las organizaciones dedicadas a ayudar a estos inmigrantes y sonreir y apoyar a los más próximos, aquí, en Coruña...

Siento impotencia y tristeza.

Un abrazo, Nacho.

peter pan dijo...

Noticias tristes. Situaciones dramáticas como la de la madre que pregunta por el paradero de su hijo "enterrado" en el mar. No sé si podemos hacer algo realmente útil o si todo lo que hagamos contribuirá a agravar el problema.
Al menos lo que cada uno de nosotros haga o deje de hacer no estará condicionado por la falta de información.
Me pregunto si las mujeres embarazadas o con niños pequeños que están embarcando en estos momentos en una patera rumbo al "paraíso", tienen acceso a la misma información que nosotros.

Nacho de la Fuente dijo...

Chela, poco podemos hacer. Es una labor de los gobiernos que deben apostar por ayudas efectivas a África. De una maldita vez.

Peter Pan, ten por seguro que no. Su falta de información les lleva a esas aventuras tan arriesgadas, aunque muchos repiten ese viaje cas imposible sabiendo a lo que se exponen. Su miseria es tan grande que piensan que nada pierden. Una desgracia imparable que sólo se resolverá con dinero y mucha educación. Empezando por los dictadores y déspotas que mal gobiernan muchos países africanos.

Un abrazo.

Titajú dijo...

A ver, es un tema que me toca de cerca puesto que mi familia vive en la costa del sur y tengo conocidos que trabajan en el puerto y comentan lo que les dicen los inmigrantes.
Mucho de esos pobres desgraciados no viven tan mal en su país. Tienen su terrenito, su chocita y sus necesidades básicas están cubiertas. Son felices... hasta que un día llaman a la puerta unos señores encantadores que les muestran el sueño europeo: chalés, coches de lujo.. y todas la felicidad que el dinero puede comprar. Así que hipotecan sus tierras a los encantadores señores que les han llevado la información, y se embarcan a por el lujo.
Sólo que el sueño europeo es una pesadilla, y el señor encantador se va haciendo cada vez más y más rico.
Vale que somos los primeros culpables de lo que pasa en el tercer mundo. Estamos de acuerdo en que no es en todos los casos, pero sí en un alto porcentaje de éstos, pero contra las mafias no hay nada que hacer.
Hay un montón de gente sin escrúpulos, cuya misión en este mundo es destrozar vidas para ser, cuanto más ricos, mejor.
Así que, aparte ayudar a desarrollar su país (son países ricos en recursos, y ya sabemos en manos de quién está esa riqueza), hay que darles información veraz. Por eso me parece tan interesante esa propuesta (que no sé si se ha llevado a cabo) de ir población por población con conferencias y vídeos, enseñándoles la realidad europea.
Es más, creo que los conferenciantes deberían ir acompañados por un superviviente del estrecho.
No hay nada mejor que la información de primera mano.
Y a ver si entre todos conseguimos que el Mare Nostrum deje de ser una tumba abierta para los africanos.

apitonadacarballa dijo...

Cada noticia de este tipo me llena de tristeza.
Leo en los comentarios que se preguntas si ellos tienen suficiente información sobre el estrecho y sobre a donde van. Supongo que no la suficiente. Pero ellos tienen demasiada información de como será su vida si se quedan en su país. Y la esperanza sumada al miedo de seguir igual los seguirá trayendo de todas las partes del mundo.

Un abrazo, Loli