AÑO VI

sábado, 26 de julio de 2008

Autómatas

Dos noticias han impactado especialmente a la opinión pública estos días. Sucedieron en Pont de Chéruy (Francia) y en Sevilla cuando dos padres camino del trabajo abandonaron sin darse cuenta a sus respectivos hijos pequeños en el interior del coche a pleno sol. Los dos pequeños murieron a las pocas horas por un severo golpe de calor mientras sus padres estaban trabajando convencidos de que los habían dejado ya en la guardería. Lo fácil y demagógico sería poner el dedo acusador sobre unos malvados padres que pasan literalmente de sus hijos y van a lo suyo. No es cierto. Los progenitores entraron en un estado de shock por su grave imprudencia y alguno tuvo que ser hospitalizado por ello.



El asunto es más sencillo e inquietante. Vivimos tiempos en los que circulan muchos autómatas por las calles, gente que va excesivamente apurada a todos lados, gente que ignora los problemas del resto por esa peligrosa coraza que fabrica el agobio y el estrés constante. Gente autista que siempre hace lo mismo, a las mismas horas y que no sabe parar. Gente acelerada porque las circunstancias le aceleran. Estas repugnantes y dolorosas noticias frenan en seco a todos. Noticias encadenadas que por desgracia no cesarán mientras entre todos no paremos esta sociedad hiperactiva y compulsiva para casi todo. Parecemos inhumanos.



5 comentarios :

PERPENSATIO dijo...

Terribles noticias.
Sólo tenemos un pequeño instante para cambiar de canal o para cambiar rápidamnete la a sección de deportes.
Volver la vista hacia otro lado. Sin tiempo también para reparar en que es precisamente el tiempo, el objeto más codiciado.
La calidad de vida, la verdadera riqueza en nuestros días la establece el disponer de tiempo. Ni la posición social, ni el dinero, ni nada.
Como para que nos aumenten las malditas jornadas laborales.

cristobal ramirez dijo...

Hombre, pero olvidarse de los hijos pequeños es un poco heavy que no se explica sólo con el que andamos ajetreados por la vida.

Nacho de la Fuente dijo...

Cristóbal, ya sé que es heavy, pero es la única explicación lógica que encuentro, descartando, claro, que hayan sido hechos voluntarios.

Luis A. dijo...

Coincido en la mayor con la opinión de Nacho, simplemente al observarme a mí mismo: cada día voy al trabajo a la misma hora, por la misma ruta, casi siempre andando, y me meto en un trabajo que me absorbe mentalmente al 100%, de tal forma que, si un día he sacado el coche por alguna razón, generalmente lo recuerdo cuando ya estoy a medio camino de casa (o incluso después de haber llegado).
Pienso en el padre ese día: profesor, final de curso (cerrar actas, atender quizá a los últimos padres, no olvidar nada...), probablemente no era él quien llevaba el niño a la guardería cada día (con lo que no entraba en su rutina automática)...

DoN CeSaR dijo...

Un caso muy impactante, bien fuerte y doloroso, entiendo tu punto de vista, yo tengo dos trabajos y a veces llego a la casa y cierro los ojos un momento y se me olvida donde estoy, cuando me llaman contesto como en el trabajo, si salgo me desubico, todo parte del stress por la vida apurada y presionada que llevamos. Espero no te haya molestado que haya posteado este articulo en mi blog, con opinion propia y claro linkeandote a ti como fuente... Gracias