AÑO VI

miércoles, 13 de febrero de 2008

Entre chapuzas y balones fuera

El ex ministro de Defensa Federico Trillo, ayer en un mitin: «Que den las instrucciones al fiscal general del Estado para perseguir a los delincuentes y a los terroristas y no a mis colaboradores en el ministerio por haber defendido a España y querer cargar sobre sus hombros la muerte de 62 españoles. No estoy dispuesto».

Cinco altos mandos del Ejército están declarando hoy en la Audiencia Nacional en la causa reabierta por la contratación del Yak-42. Las palabras más contundentes a los periodistas fueron las del comandante Antonio Vendala: «Trillo, para mí, nunca ha dicho la verdad, se ha escudado en terceras personas y nunca ha defendido a los militares ni a los familiares. A todo el estamento militar nos cuesta que no esté aquí».

La chapuza del Yak-42 ensuciará la campaña electoral de estos días. Tantos balones fuera acaban golpeando en la cara cuando menos te lo esperas.

4 comentarios :

Miguel dijo...

Es cierto que he decidido apoyar abiertamente a un partido político, y es cierto que, teniendo en cuenta las críticas hacia este partido es valiente. Pero quisiera aclarar que no me escoro hacia la posibilidad de otras ideas, simplemente me escoro hacia el liberalismo,y creo que la única forma de liberalismo es la que yo apoyo, eso es todo. El pluralismo me gusta, que conste.

Muchas gracias por tu opinión

Un saludo

migramundo dijo...

Yo también creo que el ex ministro debería estar allí, sentado en el banquillo para declarar. Privilegios de ciertos cargos. Saludos.

Ártabro dijo...

Al amanecer, con fuerte viento de Levante ...

Con cien cañones por banda, viento en popa a toda vela ....

Entre los sueltos caballos de los vencidos zenetes ....

Ya son, todas, frases (e incluso poemas) para la memoria colectiva.

El problema es que, algunas son tan ramplonas como su autor.

Martín Bolívar dijo...

Coincido con Migramundo en el sentido de que Trillo debería estar en el banquillo de los acusados, es decir, dar la cara ante una chapuza tremebunda y muy grave, como bien titula el post, al estar en juego la vida de varias personas. Hay que lamentar que la muerte de estas personas reaparezca en el inicio de la campaña electoral. Debería haber más respeto, al menos, para los familiares y para los propios fallecidos.