AÑO VI

miércoles, 30 de enero de 2008

Regreso al periodismo de calidad

«Los profesionales iberoamericanos de la comunicación que participan en el II Congreso de Nuevo Periodismo que se celebra en Burgos propusieron en la jornada de hoy una vuelta al periodismo tradicional frente al éxito de los blogs. Los participantes coincidieron en señalar que ante la reciente y cada vez más frecuente aparición de sitios en Internet en los que el propio ciudadano es capaz de reproducir un hecho noticioso, el periodista tiene que tener un papel mayor de catalizador de la información y aportar calidad en los contenidos»...
[+] La Vanguardia

A la necesaria calidad que debe recuperar el Periodismo, independientemente del formato en que se difunda, añadiría que los tradicionales de esta profesión deben despertar de una vez y dejar de ver a Internet como un enemigo a batir. El periodismo de papel y el digital son complementarios y se necesitan el uno al otro. Al menos a corto-medio plazo. Lo que habrá que hacer es dejar de lamentarse. Habrá que espabilarse y preparar a los profesionales de las redacciones tradicionales para la que se avecina. Apostar por el periodismo reflexivo y de investigación en el papel y la instantaneidad pura y dura en la Red. Sin miedo a compartir contenidos, a que exista interactividad. Apostar por el capital humano [los periodistas] y su especialización. Pensar lo contrario es cerrar los ojos.

4 comentarios :

Borja Ventura dijo...

Pues mira, yo soy periodista y blogger como tú, y creo que eso son cuentos chinos de quien ve una amenaza a su modus vivendi.

Más les valdría adaptarse y aprender del medio que ir identificando internet con un troll omnipresente que escupe rumores y mentiras. Sólo hay que saber buscar dónde leer.

Su periódico viejo del día para ellos.

:D

Félix Soria dijo...

Cada vez entiendo menos esa pugna (en gran medida interesada) entre el papel, los medios audiovisuales e internet. ¿Cuándo nos atreveremos los periodistas a decir alto y claro que el problema fundamental de la profesión de informar ni siqueira son las empresas, sino los pesebristas, los mandos intermedios carentes de criterio y de talento, los periodistas que se venden por dinero --no por ideas--, y los empresarios ajenos al sector?
Hay más males, cierto, pero es curioso que los periodistas ni siquiera nos atrevamos a mencionar a los indignos que todos (¡todos!) conocemos.
El debate internet-papel, papel-audiovisual o público-privado que plantean este y otros congresos son importantes, pero complementarios a la vista de la degradación del oficio. Lo indignante es que los perioditas renunciemos a denunciar nuestros males o defectos, que son ¡¡¡nuestros!!! y ajenos al formato, al vehículo, etc.
Es más fácil y sobre todo más cómodo hablar de superestructuras... Esas a las que sirven y engordan los periodistas que se ciscan en el oficio y utilizan los medios para medrar personalmente.
¿Sabéis que hay perioditas que ganan lo mismo que un jugador de fútbol profesional de un equipo de Primera de escala baja?, ¿a quién creéis que sirven esos peiodistas?; ¿sabéis que hay periodistas que prefieren una sincura o un "carguito" que un sueldo decente e indeependencia?, ¿a quiénes sirven esos periodistas?
Las empresas, empresas son y los periodistas vendidos, vendidos son --y no son pocos; es más son los suficientes y suficientemente bien colocados como para atontar al empresario más experimentado--.
Está bien el debate internet-papel-audioviosual, pero aburre y suena a excusa porque parece servir para eludir los debates de peso.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En efecto. En octubre organicé en la Universidad de Burgos unas jornadas sobre Internet en las que se abordó en profundidad las relaciones del periodismo tradicional y los blogs. Estos días estoy publicando en mi blog, por entregas, las conclusiones de aquellas jornadas, que no coinciden con las de los periodistas iberoamericanos reunidos estos días también en Burgos.
No entiendo los recelos de los periodistas "tradicionales". Este miedo viene más de sus propias limitaciones que de la rivalidad, falsa, con los blogs.

Júcaro dijo...

El periodismo tradicional intuye, en nosotros, un peligro pero si nos limitamos a escribir como ellos y a dar noticias como ellos la dan, seguro que dejarán de considerarnos.

O nos ponemos las pilas o ya sabemos...