AÑO VI

miércoles, 7 de noviembre de 2007

Pandilla de privilegiados

Mientras aquí, en el pobre mundo rico, nos preocupamos del precio de la leche, el pan, el tomate, la gasolina o el champán navideño; nos desgañitamos con lo de Ceuta o Melilla o el AVE o el 11-M; nos ponemos de los nervios porque el climatizador del coche o la lavadora hacen un ruido sospechoso; salimos de nuestras casillas por el lloriqueo de nuestros hijos; o enseñamos los dientes a otros porque estamos agobiados de tanto trabajo... Mientras pasa esto --que no es nada-- decenas de cadáveres viajan hacia nosotros. Deambulan moribundos y a golpe de mafia en busca del pobre mundo rico.

Hace unas horas edité en La Voz de Galicia la escalofriante noticia de que al menos 350 inmigrantes han muerto este año en su periplo vital para llegar al archipiélago canario. Y no puedo evitarlo, hay que escribir sobre esto y gritarlo lo más fuerte posible. Son puñetazos en la cara necesarios para valorar lo que somos y tenemos. Pandilla de privilegiados, eso es lo que somos.

Fotografías: Carlos de Saá (Efe)

8 comentarios :

June dijo...

Prefiero hablar de personas y no de números, pero la verdad es que la cifra impacta e indigna. No me imaginaba que fueran tantos. Qué triste que a muchos españoles y españolas les importe más evitar una supuesta "invasión" que una crisis humanitaria como la que ya está sucediendo.

Y, mientras tanto, el Primer Mundo sigue potenciando la inmigración ilegal poniendo más restricciones a las regularizaciones, y sigue provocando fugas de cerebros con programas maravillosos para captar mano de obra barata pero, cada vez más, también profesionales cualificados. Buf.

Enhorabuena por tu blog, lo he conocido por Migramundo. Besos.

Anónimo dijo...

Qué triste texto y bonito a la vez. Hace pensar y meditar sobre lo quejicas que somos en el Primer Mundo. Enhorabuena por este blog y tu esfuerzo en tu cita diaria Nacho. Un placer seguirte.

Isabel Romana dijo...

No s� si hacer estas reflexiones nos ayuda a valorar mejor lo que tenemos. Pero, desde luego, llama nuestra atenci�n hacia lo que no tenemos: un poco de humanidad. Ese desequilibrio brutal entre el mundo rico y el otro pauperizado me lleva a pensar a veces que no tenemos entra�as. Saludos cordiales.

Xotengo dijo...

Reconozco que no soy solidario con el tercer mundo. No tengo niños apadrinados, no hago donaciones a ninguna ONG, no voy allí a ayudar. Pero aun así, creo que estos capítulos periodísticos no son más que la ínfima punta de un iceberg que permanece y permanecerá siempre oculto.

Parece que lo que no se ve en los medios de comunicación no existe y también parece que "molan" las fotografías y vídeos de los pobres pasándolo mal. Los premios fotográficos suelen ser de niños moribundos, cuanto más moribundos mejor, hechos con cámaras fotográficas de miles de euros. Las multinacionales ya sabemos lo que están haciendo con los paises del tercer mundo. Pero sobre todo, vuelvo a decir, el problema está en los que no existen para nadie.

Hoy nos hablas de 350 muertos. NADA, comparado con los que han muerto sin llegar a existir, por no haber aparecido en los medios de comunicación.

Por lo demás, completamente de acuerdo con el planteamiento, aunque más que una pandilla de privilegiados, que también, creo que somos una pandilla de cabr*n*s egoistas.

http://ironicoman.blogspot.com/ dijo...

Según vamos cubriendo las necesidades mas elementales, nacen otras nuevas. Esta gente en su actual estado, no podría entender nuestra preocupación por estar a la ultima en moda o por comprar el ultimo modelo de móvil.

Culpable dijo...

Desgraciadamente en muchos rincones del planeta se producen grandes tragedias en este mismo segundo que transcurre. Desgraciadamente ya casi ni giramos la cabeza cuando oimos las cifras de estas muertes pues estamos tan acostumbrados.....es tan lejos donde ocurre ....nos creemos tan a salvo de todo .....me siento impotente , no aporto nada y se que dentro de un minuto me olvidaré de esto y me comeré un bollito mañanero

Mari Pickford dijo...

Nacho, el domingo por la tarde noche en TVE Internacional pusieron un escalofriante reportaje sobre este asunto. No sé cómo se tituló (encendí la tele cuando ya había comenzado) ni si en TVE, la 1, lo han pasado también o no. Ojalá todos lo vieran. Nunca he visto tan claro lo que es una mirada de desesperación o lo que una galleta de las que nosotros despreciamos puede llegar a significar para un hambriento. Llevo un par de días buscando por Internet una organización fiable a la que hacer un pequeño donativo mensual para ayudar a que estas personas no tengan que dejar atrás familia, casa, amigos... y puedan vivir con dignidad y sin penurias en su propio entorno, pero no he tenido mucho éxito en mi búsqueda. ¿Alguna recomendación de algún lector de La Huella Digital a este respecto? Gracias :-)

Lughnasad dijo...

He pensado lo mismo, cuando la radio-despertador ha sonado esta mañana, y lo primero que he oído, al empezar el día, ha sido la noticia de que han encontrado un cayuco con no sé cuantos muertos de hambre y sed.