AÑO VI

jueves, 25 de octubre de 2007

¿Separación de poderes?

Tanta recusación y contrarrecusación de jueces en el Tribunal Constitucional mancha y pisotea esa máxima de papel mojado de la separación de poderes, donde se nos dice que el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial son independientes y no se entremezclan entre sí. La clave es ésta, el resto paja. El sueño de la separación de poderes es eso, un sueño en donde la política todo lo toca y contamina. Me caracterizo por escribir posts muy cortos, pero es que el tema no da para más. Por eso desde fuera ni me interesa escribir más sobre esta guerra estrictamente política, que destroza lo que sólo debería ser independencia judicial.

3 comentarios :

migramundo dijo...

Que el principal órgano de justicia del país esté en manos de los partidos políticos es una aberración de gran calado. Y no vale decir que unos son menos culpables que otros. Saludos.

Axalais dijo...

Una cosita: el Tribunal Constitucional no es un órgano jurisdicional, no pertenece al Poder Judicial, y está por encima de los tres poderes, la propia Constitución lo determina así al hacerlo el único intérprete de la Constitución y que por tanto puede enmendarle la plana a Gobierno, Parlamento y Jueces si alguno de éstos va en contra de la Constitución.
El Tribunal Constitucional se regula en el Título IX de la Constitución, y el Poder Judicial en el Título VI (las Cortes Generales en el III y el Gobierno y la Administración en el IV).

Nacho dijo...

Axalais: Parto de la base de que no entiendo que se catalogue a un juez como conservador o progresista. No cabe en cabeza alguna. Y ya sé que el Constitucional está por encima de todos, pero la imagen que está dando es que está manchado de política por todas las esquinas y eso no es bueno. Lo que debería ser un tribunal independiente se se parece más a una oficina de tráfico de influencias.