AÑO VI

sábado, 13 de octubre de 2007

Las etiquetas engañan

Poner etiquetas nunca es bueno porque la ropa --no como antes-- ya no define ni la personalidad, ni la ideología, ni las inquietudes, ni el nivel de progresía hipermoderna o el conservadurismo más rancio. Conozco a gente de izquierdas impecablemente pija en la forma de vestir y a gente de derechas que pasa literalmente de las marcas. Lo que importa es el contenido, no el continente, en este mundo de apariencias engañosas. Por si alguien lo duda, El Periódico lo deja bien clarito:


Vía DanielTercero.net
LHD :: Me-dio-cri-dad

1 comentarios :

Anónimo dijo...

Algunos se creen que por enseñar la marca ya son más que los otros. Otros, que aunque no la enseñen, como el cocodrilo, los que saben de marcas, los reconocerán. Pero, en qué país estamos, que vale más una apariencia que la propia persona en sí.