AÑO VI

martes, 28 de agosto de 2007

El gran dilema de la prensa escrita

Anoche volví a ser testigo del enésimo debate sobre la complicada relación de la prensa escrita con Internet. Volvieron a salir los argumentos de si las ediciones digitales deben volcar o no todos los contenidos del papel, de si llegará un momento en el que habrá que cerrar el grifo del ciberespacio y aferrarse a la rentabilidad del periódico en el quiosco, tan alejada por ahora de las ínfimas ganancias que se cosechan en la Red de redes. Todo el mundo opina y teoriza, pero nadie, absolutamente nadie, ha dado con la solución al gran dilema de la prensa escrita. Mientras las cifras de difusión y ventas llevan años en caída libre y las nuevas generaciones no se animan a leer periódicos [incluso están empezando a consumir menos televisión], Internet se ha convertido de la noche a la mañana en el contenedor de todos los contenidos. El zapping y la lectura de diarios están siendo sustituidos por golpes al ratón con acceso gratuito a todo. Textos, imágenes, archivos audiovisuales, interactividad y posibilidad de aportar y opinar. ¿Por qué ese tremendo éxito? Pues porque todo está ahí. Absolutamente todo. ¿Deben estar todos los contenidos en Internet? ¿Debe volcarse íntegramente el periódico de papel a la Red? ¿No es, en el fondo, un suicidio colectivo de toda la profesión periodística? ¿No es un insulto a la fidelidad de los que bajan a comprar al quiosco o los que pagan religiosamente su suscripción anual?

La realidad es terca. Pero los números mucho más. Cuando éstos den severas y definitivas alarmas, la lógica se impondrá en el reparto de contenidos informativos. Unos irán sólo al papel, otros sólo a Internet y otros harán de puente entre dos medios tan distintos como complementarios. Llegará un día en el que lo habitual sea leer "más en nuestra edición digital". O viceversa, "más en nuestro periódico de papel". Sólo así conseguiremos fidelizar audiencias. Aquí ya se apuntó que el auténtico reto es la inmediatez en la Red y la profundidad en el quiosco.

¿Son productos distintos? Pues hagámoslos distintos. Con diferentes tonos y ritmos informativos, con otras miras y lenguajes. No podemos titular en papel con el mismo enfoque que nos han empachado las televisiones, las radios o los diarios digitales 24 horas antes y durante todo el día. Porque aburrimos y ahuyentamos a la audiencia. Hay que avanzar en las noticias y cocinarlas a fuego lento. Y luego adobarlas y repensarlas para servirlas en condiciones óptimas. Eso requiere más calidad, más periodismo especializado y más reposado. En definitiva, volver al periodismo en estado puro, al periodismo como misión de contar cosas y también explicarlas. Para eso estamos.

free music

Este post es enlazado en error 500 y Abadía digital

5 comentarios :

el pirata bravo dijo...

Sí, claro, es el gran debate. Algunas empresas, muy pocas, comienzan por inclinarse hacia el periódico (de papel) compacto, de pocas páginas, muy bien escrito y caro (hasta tres veces el precio de uno normal y corriente). Y así están las cosas.

Josep dijo...

Hola a todos.
No sé si lo ves desde el punto de vista del que escribe o del que lee o del que vende, pero yo que los vendo, veo que es cierto, que los periodicos deben de hacerse mas amenos, mas lectivos ya que te encuentras que cuando solamente quieres leer una noticia dependiendo de como sea ya ni los compran.
Un ejemplo, la muerte de Umbral o de Puertas, si alguien espera leer la noticia al dia siguiente es raro que no le hayan bombardeado las televisiones y radios, raro será que no sepa que no conozca el apellido de soltera de la hermana de su cuñado, así que la prensa escrita que siempre va a remolque de la actualidad debe de transformarse o cambiar, diganle como quieran.
Aprovecho para comunicarte que si no te importa hare menciones de tus artículos en mi blog.
salu2.josep

javicastro dijo...

Totalmente de acuerdo en que hay que diferenciar los contenidos de las 2 formas de distribución. Hay que potenciar las ventajas de cada uno.

En el caso de Internet, la inmediatez, la contextualidad, la convergencia de formatos y la participación ciudadana.

En el caso del papel es más difícil, pero quizás los reportajes más profundos, las entrevistas largas, es decir, otros géneros a parte de la noticia.

El gran problema es sacar rentabilidad de la web... La publicidad interactiva puede ser la solución.

Joaquín García dijo...

Yo le veo un problema a la inmediatez de internet, y es que actualmente muchas redacciones digitales utilizan teletipos de agencias para sacar enseguida una noticia cuando hay casos en los que es mejor esperar 5 minutos y elaborar una noticia propia.

Nacho dijo...

Joaquín, por supuesto que la instantaneidad de Internet no está reñida con un poco de mesura a la hora de colgar las noticias. Información veloz sí, pero como decimos los gallegos: con "sentidiño".

Saludos