AÑO VI

lunes, 9 de julio de 2007

Monstruitos

Causan pavor las noticias protagonizadas por menores en los últimos días. Desde secuestros de bebés hasta sexo virtual de menores a cambio de que les carguen el dichoso teléfono móvil. Algo está fallando seriamente en nuestra educación, en nuestras casas. Conviene gritarlo para que nos demos cuenta del desmadre que nos ha tocado vivir y leer:

Menores ofrecen sexo virtual a cambio de recargas de móviles
Una niña de once años, acusada de conducir ebria a 160 kilómetros por hora en Alabama
Detenidas dos hermanas de 10 y 12 años en EEUU por secuestrar a un niño de un año
Despiden a 27 profesores por difusión de fotos que muestran una orgía con los alumnos en una escuela argentina

Noticias que sacan los ojos de sus órbitas y centrifugan el sentido común. Informaciones protagonizadas por monstruitos que campan a sus anchas en la sociedad del todo vale. ¿La culpa? De los criadores, por supuesto. Que criar es educar, no sólo amamantar.

LHD :: Esos bestias bajitos

[Enlazan con este post El País y la Cadena Ser]

6 comentarios :

Miguel Ángel dijo...

La verdad es que es un problema. Cierto es que Internet es incrontolable, pero se supone que los niños tienen a unos padres que se deben preocupar por ellos y como hacen uso de los medios de comunicación.

Cuando pasan cosas raras muchos padres se sorprenden, pero no se dan cuenta de que se ha llegado a ese punto porque ellos 'pasaron' del tema dedicandose a cualquier cosa en vez de preocuparse un poco más por sus hijos.

Celebes dijo...

Bien, no creo que haya que caer en el fatalismo, con respecto a la juventud, ni en la desconfianza general respecto al uso que puedan hacer de los móviles o de internet.

Lo que si que hay que hacer es informarse y estar atentos siempre a la actitud de nuestros hijos, tendiendo puentes allí donde se pueda para salvar los abismos que, sin duda, habrá que sortear, no sólo respecto de estos temas, sino también de otros como la relación con las drogas o la calidad del ocio, por ejemplo.

Nacho dijo...

Exacto, la educación se empieza en casa y es ahí donde tenemos que estar atentos a lo que hacen nuestros hijos. Con libertad y responsabilidad a la vez. Debemos ser padres, no colegas, que eso es arma de doble filo cuando hablamos de adolescentes.

Sara Carpen dijo...

Nacho, cuánta razón tienes. Me ha gustado lo que pones. Ya veo que lo enlazan en El País y la Ser, lo malo es que sólo conectan con la noticia morbosa de las menores que ofrecen sexo virtual sin realizar el pequeño análisis de profundidad que tú publicas. Claro que algo falla, como dices.

Enhorabuena muy retrasada por tu premiado blog y que todo siga así.

migramundo dijo...

Educar en casa, claro, parece la clave y debiera ser la clave; sin embargo, muchos padres dejan esa obligación en manos de los profesores, que son padres, pero no de sus alumnos. Me parece que ese necesario equilibrio no está logrado, por eso estoy de acuerdo con asignaturas como Educación para la Ciudadanía, que no sobran, como podemos ver cada día. Saludos

Isabel Romana dijo...

Es tremendo. De todos modos, no sólo los padres tienen responsabilidad: también la sociedad que construimos entre todos tiene algo que ver, a veces los padres se sienten solos, nadando contracorriente. ¿Qué modelos de conducta ofrecen las tv, por ejemplo? ¿Qué modelo de convivencia ofrecen algunos políticos? ¿Cómo tratamos nosotros mismos a esos menores, a veces sin ningún respeto? Hay mucho para reflexionar en este tema, y mucho trabajo por hacer. Saludos cordiales.