AÑO VI

lunes, 25 de junio de 2007

Enfermos de atar

Enfermos de atar en una sociedad claramente enferma. Que lo tiene todo y casi todo lo desprecia o lo deja pasar. Escupen sangre, dolor y lágrimas. Ensucian los telediarios y los periódicos. Bestias machos que dan guantazos a cualquier conciencia. Apuñalan a sus esposas, a sus compañeras y a su alma. Dan martillazos en cabezas y dignidades y pocas veces se arrepienten. Fríos como témpanos empiezan hablando gritando. Luego pasan a exigir por exigir. A despreciar para humillar. A pisotear su ego y el de los demás. Sin descanso. En lugar de irse con sus fobias y tormentos a otra parte, optan por la cobardía de rematar lo que en su día dijeron amar. Como posesos. Son una epidemia inexplicable que causa vergüenza ajena. Y miedo. Mucho miedo a que ellas hablen, denuncien y escapen de sus infiernos. A que planten cara a su monstruo en casa. Les puede el amor y el respeto que ellos ya fulminaron con sus desprecios y amenazas. Ellas bajan la cabeza para perdonar, ellos la levantan para matar. Alimañas con saña, que se adelantan a eso de hasta que la muerte os separe. Ya está bien de tanta muerte. De tanta violencia de género, de tanta violencia de degenerados. Ya está bien.
free music


Migramundo :: Cuarenta cuchilladas de impotencia

3 comentarios :

Mara dijo...

Nacho, gracias por escribir así y gracias por la estupenda música Local Hero de Dire Straits. Lo leí-escuché tres veces y has conseguido emocionarme de verdad.

migramundo dijo...

Hay que seguir en la denuncia bloguera, compañero. Seguro que contribuimos a evitar alguna gota de sangre. Gracias por postearme. Saludos.

D.G. dijo...

Uffff, durísimo tema la verdad... pero me ha encantado como lo escribiste.
A ver si es verdad que se termina con esta lacra, con este terrorismo doméstico