AÑO VI

miércoles, 18 de abril de 2007

Patadas al ejemplo

Quedan menos de 40 días para las elecciones locales y repito el post Futurible que escribí hace un año. Hablo de ejemplos a patadas y patadas al ejemplo:


El DRAE define el término futurible: «Dícese de lo futuro condicionado, que no será con seguridad, sino que sería si se diese una condición determinada»... Si a este término le añadimos la palabra promesa, entonces llegamos a un puedo prometer y prometo sin comprometerme. Este potaje de palabras viene a cuento por algo que me irrita desde hace años: las promesas futuribles son el principal pasatiempo de demasiados políticos, especialmente los que gobiernan en feudos municipales. Y cuanto más pequeños, más mentirosos y embaucadores. Sorprende ver cómo muchos ciudadanos se enorgullecen ante las promesas lanzadas desde los medios y luego pasan por alto el comprobar si éstas se cumplen o no. Los futuribles son el pan nuestro de la información local y la gran agarradera a la poltrona de cierto número de incompetentes.

Si las hemerotecas hablaran...

LHD :: Señores políticos, agárrense

[Imagen tomada de elmundo.es]

3 comentarios :

Javier Menéndez Llamazares dijo...

¿Los ciudadanos se "enorgullecen"? Yo diría, más bien, que nos las creemos, nos tragamos enteritos sus embustes como si fueran palabra de Dios. Porque si no no se entiende que vaya a votar tanta gente (dentro de lo que cabe, claro).
Aunque a lo mejor resulta que se trata de un juego convenido en secreto, en el que ellos disputan por quién la mentira más bonita, y nosotros por ver quién es más crédulo.
Como siempre, vamos.

Pili dijo...

Las hemerotecas hablan y mucho. Pero cuando salen a relucir siempre hay alguien dispuesto a echar balones fuera y culpar a otro....Y lo increibe es que la gente sigue tragando con carros y carretas... La memoria tipo pez es lo que tiene....

Los agujeros negros del alcalde dijo...

Hablan las hemerotecas, pero, por si callan, está:

http://loprometidoesdeuda.com/Portada