AÑO VI

sábado, 28 de abril de 2007

La envidia

La envidia es la tristeza o pesar del bien ajeno, es el deseo de algo que no se posee. Se practica en exceso y sin parar. Siempre a espaldas, cuan puñalada trapera que es. Omite e ignora las cualidades del prójimo mirando sólo lo criticable. Riñe con la admiración porque no se arrima a ninguna razón. Escupe soflamas sobre el envidiado que casi nunca se entera de la que le cae. Sólo aparece con el éxito del contrario. Ya sea material o intelectual. Arrastra insultos, desprecios, caras largas y evidentes cambios de acera. Se detecta cuando hay silencio sepulcral en lugar de júbilo, cuando abundan las miradas de reojo. Es intemporal y no sujeta a clases. No tiene fronteras. Tampoco rezuma comprensión. Prefiere actuar a escondidas, susurrando memeces, engullendo malos pensamientos. Casi siempre es obsesiva y poco amiga de la realidad. Quizá por eso es una losa para el que envidia. Porque le hace perder maravillosamente el tiempo.


Canción: «Eres» [Ismael Serrano]
Dibujo: Lauzán

7 comentarios :

Elena dijo...

Estupendo post, estupenda canción, estupendo blog.

vifuenla dijo...

Nacho que razón tienes. Todos esperamos que no te este sucediendo a ti lo mismo por tus notables exitos y excelentes criticas y elogios. Gracias.

Javier Menéndez Llamazares dijo...

Esto... una pregunta tonta: lo de poner canciones (con derechos de autor y tal), ¿no te dará problemas con Ramoncín y sus amigos de la SGAE?

Nacho dijo...

Gracias por vuestros halagos. El post me salió de dentro y me alegro que os haya gustado. Con respecto a lo de la música, lo único que hago es enlazar con una canción que está en la página evoca.com. Nada Más. Si hubiese problemas retiro la música del blog y punto.

saludos

frank dijo...

detesto la envidia, muy a mi pesar me parece que es algo demasiado extendido en la sociedad coruñesa.

Rancilio dijo...

Carambas, no lo había leído y me ha encantado.

Cuando te inspiras de esta forma, florece en mi un sentimiento de envidia por no saber expresarme de esta manera. Espero que sea de la que dicen que es sana.

Amalia dijo...

Nunca se me habría ocurrido que el silencio tuviese ese origen! Un post muy sentido.