AÑO VI

sábado, 21 de abril de 2007

Adiós a la estupidez del limbo

Por fin la estupidez del limbo queda zanjada. El Vaticano elimina de facto ese injusto invento humano que ponía en tierra de nadie a los bebés muertos que no estaban bautizados. Ya se dijo aquí que todo es cuestión de fe pues «cualquier religión está plagada de retoques impuestos por mentes humanas, que derivan en falsedades e inexactitudes. Y es que donde hay humanos siempre surgen medias verdades. Y también medias mentiras»... Supongo que tendrá efecto retroactivo ¿no?


Canción: «A trabajos forzados» [Antonio Vega]

3 comentarios :

Gus dijo...

¿realmente tiene tanta importancia que estemos o no bautizados? en mi opinión no vale de nada, un día se acabará la vida para nosotros, lo importante es difrutar esta...
Raquel

jredrejo dijo...

Para los despistados: El limbo jamás ha sido dogma de fe de la Iglesia Católica. Fue una idea que lanzaron algunos teólogos y que nadie se había encargado de discutir o aclarar, pero nunca fue algo que los católicos tuvieran en su credo.

Nacho dijo...

Sea o no dogma de fe, era la respuesta que siempre se nos daba cuando un bebé moría sin estar bautizado. Y la reacción era que el limbo debía ser el hall de entrada al Cielo. Por eso, el que lo hayan suprimido definitivamente era una noticia esperada.