AÑO VI

viernes, 23 de marzo de 2007

No entiendo nada

No entiendo por qué un futbolista pega a un periodista por una crítica, por qué un político duda de un juez cuando le conviene, por qué la política mete su pezuña en la judicatura y viceversa. No entiendo esa prisa por informar de todo y de todos, esa inmediatez irreflexiva en dar menos aparentando más. O ese griterío televisivo que no deja hablar ni escuchar. O ese morbo que embadurna los telediarios. Tampoco entiendo a los que ni hacen ni dejan hacer, a los que la corbata les anuda la humildad, les aprieta el saber respetar. No percibo cómo un presunto se convierte en un ser ejemplar en cuestión de horas a golpe de avión público y aluvión mediático. Tampoco trago eso de agitar a la plebe para captar votos, o repetir mil veces una mentira para hacerla verdad, o ir de salvapatrias cada sábado sabadete.

No acabo de captar ese avance económico de mucho, mucho para pocos y poco, poco para muchos. O esa única meta de batir récords de beneficios... y de despidos. No interpreto este alocado y crispante progreso que sólo avanza en lo material y retrocede en todo lo demás. Será que ahí me viene la crisis de los 40...

5 comentarios :

Lughnasad dijo...

Nacho, no creas que es tu crisis de los 40, yo creo que es la crisis del modelo económico-social del capitalismo en sí mismo. Todas las civilzaciones acabaron desmoronándose desde dentro, y creo que estos son los primeros pasos de la caída de este sistema, no sé si para bien o para mal...
En relación a temas más locales como lo que está sucediendo en España, es simplemente la constatación del todo vale, y que no sólo se está instaurando en la política si no en el quehacer diario de los ciudadanos.

Leire dijo...

No creo que se trate de esa famosa crisis de los 40. Tengo diez años menos y siento esa misma incomprensión por lo que está ocurriendo a mi alrededor.

ya no sé si yo estoy fuera de sitio o es el "todo" el que ha perdido su eje.

Sesión discontinua dijo...

Pues siento discrepar, porque no sé si de los 40, pero sí es crísis interna, momento de bajón... Porque vamos a ver, ¿desde hace cuánto estamos oyendo que esto se desmorona y tan ricamente?. Como dijo Ibáñez Serrador: el griterío en la tele es el mejor freno al zapeo, por eso se grita tanto en TV; y como dijo Jorge Wagensberg: que la realidad no nos impida soñar, aunque no lo suficiente como para no despertar si caemos al vacío. Es un bajón momentáneo...

Nacho dijo...

Lo de la crisis de los 40 era la ironía final. Sí, esto está cambiando hacia el todo vale, para desgracia de todos. Salud.

Nacho dijo...

Lo de la crisis de los 40 era la ironía final. Sí, esto está cambiando hacia el todo vale, para desgracia de todos. Salud.