AÑO VI

lunes, 26 de marzo de 2007

Informes y contrainformes

El veto del PP a todos los medios de comunicación del Grupo Prisa tiene su primera réplica hoy en el diario El País, que informa sobre los jets privados y los regalos de lujo del ministro Zaplana. Una noticia que no nació por generación espontánea, sino que estuvo guardada celosamente para sacarla a la luz en el momento oportuno. Es la primera respuesta de Prisa a la cúpula del Partido Popular ante su equivocada estrategia de dar la espalda al grupo de comunicación más poderoso de España. No olvidemos que el PP necesita más a Prisa que Prisa al PP.

A dos meses justos de la jornada de reflexión de las próximas elecciones municipales y autonómicas, comienza la fiesta de los informes y contrainformes ocultos en cajones que vienen a recalentar la olla exprés en que se ha convertido la política española. Y vuelve a confirmar que muchos medios nacionales cada vez se rigen menos por criterios exclusivamente informativos.

LHD :: «Chantaje indigno de demócratas»

6 comentarios :

Fernando Sancho dijo...

Pues tienes toda la razón. Tan indigno y antidemocrático es el boicot del PP al grupo Prisa como poco ético y poco profesional es guardarse noticias en el cajón a la espera de fechas mas propicias para su publicación.

No hay excusas.

Eifonso Lagares dijo...

La espiral de la crispación lo está absorbiendo todo. No sé si has oido, está misma mañana, la "medio bronca" en directo de Carles Francino a uno de sus colaboradores, por afirmar que El País debía denominarse "Periódico socialista de la mañana"
Un saludo.

Anónimo dijo...

D. Fernando Sancho ha dicho "Tan indigno y antidemocrático es el boicot del PP al grupo Prisa como poco ético y poco profesional es guardarse noticias en el cajón a la espera de fechas más propicias para su publicación."
Me permito añadir mi comentario al suyo (espero no le moleste): e infinitamente estúpido emitir nuestro voto en un sentido (u otro) por cualquiera de estos dos motivos.
Y es que tan estúpidos me parecen los políticos y periodistas que se dedican a crispar, como los ciudadanos que caen en esta trampa.

Besos
Anónimo

Alfonso Armenta dijo...

Como niños, pero sin ninguna inocencia, simplemente crueles y egoístas.

Pero claro, ya se han cuidado mucho de que el sistema favorezca el bipartidismo, así que o votamos a unos o a otros, nos han vendido que el resto de las opciones no tienen valor.

Soy aragonés, pero si la cosa sigue así habrá que votar al BNG. De verdad.

Anónimo dijo...

Votar siempre hemso de hacerlo todos auqnue sea en blanco pues es nuestra opción y nuestro deber de ciudadanos. El no votar beneficia a algunos y en este caso ninguno meece nuestra aprobación. Por supuesto que hay más opciones. El no votar a los dos grandes partidos siempre favorecerá su renovación por propios criterios de teoría evolutiva y en este momento más que nunca los políticos deben evolucionar pues hasta ahora han hecho lo contrario.
No soy de derechas , ni de izquierdas ni nacionalista sino una españolita de tantas que decide quien gobierna en este país y nos merecemos algo mucho mejor de la clase política que apesta mires adonde mires.

Anónimo dijo...

¿Pero cómo es posible que se compare la decisión del PP de no presentarse a BABAR DIRECTAMENTE a la empresa del dios Polanco con la restricción de alguna libertad para alguien?. No es difícil intuir que un medio que hace gala de su imparcialidad a través de su AMO, delate con ello lo que todo los días hay que tragar de la tinta del diario El País y demás siervos polankistas, lavando la cara a nuestro torpe ZP y velando por su ridícula y vanidosa sonrisa de poder. ¿Es que nadie se percata de la superior cuota de poder de nuestro dios Polanco sobre muchas organizaciones y ciudadanos en esta bananera e inmadura democracia?. Me comentaron que en el lado oscuro de la fuerza a este país le llaman Polanconia, ¿tendrá algo que ver con lo que digo?. El PP no tiene otra opción que mostrar su peor cara ante las declaraciones del dios de dioses, que babó inmisericorde su letal flujo fascistoide, evocaciones de su pasado regio en la dictadura.