AÑO VI

jueves, 22 de marzo de 2007

Aquella buena noticia

Hace un año se anunció aquella buena noticia. Doce meses después, y con el insultante precio de dos vidas aniquiladas, aún no se ha dado el portazo definitivo al mayor desgarro de nuestra democracia. Una locura que, por obra y gracia de un puñado de irresponsables, sigue siendo el epicentro del terremoto político que a diario sacude nuestro bienestar. Ojalá se cierre pronto esa puerta de la sinrazón. La llave la tienen los que hace 40 años la abrieron a mansalva, pisándolo todo, incluidas sus conciencias. Ojalá la mano de la inteligencia cierre de una vez esa maldita puerta. Porque basta ya de que entre violento frío. Basta ya.

4 comentarios :

Snorkel dijo...

Ojalá, amigo, ojalá. ¡Qué consados estamos ya!

rfm dijo...

Muy buen post. Enhorabuena.

Saludos

endevé dijo...

bonito post. una tregua implica menos víctimas y menos agredidos, que dure mucho tiempo. a los irresponsables, oídos sordos, que es la manera de que el terremoto político no vaya a más.

Nacho dijo...

Gracias. Los mejores post son los que salen en un par de minutos, con nocturnidad y alevosía, escribiendo con el corazón.